10 consejos para poner en alquiler un piso

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Consejos para propietarios que quieran alquilar un piso

 

Una buena manera de conseguir unos ingresos fijos cada mes es alquilar un piso que tengamos en propiedad. Además, el mes de septiembre es especialmente propicio para ello, ya que muchos estudiantes cambian de ciudad para iniciar una nueva etapa en sus estudios. De hecho, este mes se considera tradicionalmente ‘un comienzo de curso’ para jóvenes y adultos que  se trasladan para empezar un nuevo trabajo. En este contexto de temporalidad, septiembre es el mejor momento para dar salida al alquiler de nuestro piso.

De todos modos, debemos tener en cuenta que alquilar una vivienda pasa por conseguir que destaque entre las diversas opciones de pisos que se va a encontrar el posible arrendatario durante su búsqueda. Por lo tanto, debemos esforzarnos en darle la mejor apariencia posible.

La necesidad de un cambio de imagen

Si hacemos caso a las estadísticas, veremos que el perfil del arrendatario típico de un piso es el de un hombre de entre 30 y 40 años, que tiene un contrato fijo y vive solo. Por lo tanto, debemos procurar que nuestro piso tenga una imagen acorde con lo que le puede gustar.

Por supuesto, esto implica una profunda limpieza de la casa y el arreglo de cualquier desperfecto que pueda tener, además de una capa de pintura que le dé una imagen más fresca y actual.

Los principales cambios que necesita un piso de alquiler

Especialmente, el baño y la cocina, las dos estancias donde se nota más el paso de los años. Cambios tan simples como pintar los azulejos o cambiar los tiradores de las puertas pueden darles una imagen completamente nueva. Eso sí, los cambios deben orientarse siempre a darles un aspecto neutro y moderno, al que puedan adaptarse a los gustos de personas diferentes.

Asimismo, los muebles son un factor a tener en cuenta. Si alquilamos el piso con ellos debemos vigilar su aspecto para que no den sensación de muy viejos y, si no, siempre es bueno colocar unos  pequeños detalles de decoración que no den al piso una imagen fría y descuidada.

También puedes añadir pequeños detalles como poner una cortina de ducha nueva o pintar las paredes de las habitaciones más pequeñas y oscuras de un color alegre, para contrarrestar el efecto negativo que la falta de luz o espacio pueda tener en un posible inquilino.

Las fotos del piso de alquiler

Y para terminar, no olvides la importancia de las fotos. Una mala foto puede ser suficiente para echar atrás a los interesados. Haz fotos con la habitación recogida, en el momento que más luz natural reciba y desde distintos ángulos. No hagas fotos de mala calidad con el móvil ni con flash, ya que puede focalizar brillos en un punto y dar un aspecto poco atractivo al resto de la imagen. En cambio, un objetivo gran angular puede ser un gran aliado para poder mostrar una habitación entera en una sola fotografía.

Ten en cuenta que si cuidas los detalles de tu piso es más probable que los potenciales inquilinos sepan valorarlo y se preocupen más por el cuidado de tu vivienda.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?