¿Qué alimentos suben las defensas?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.2 basado en 5 valoraciones

Alimentos para subir las defensas

La alimentación es clave para mantener nuestro organismo en buen estado. En concreto podemos hacer que sea más resistente a agentes perjudiciales para nuestra salud, introduciendo en nuestra dieta alimentos que aumentan nuestras defensas. Pero recuerda que para seguir una buena alimentación, siempre es recomendable que un profesional te asesore.
No obstante, en las siguientes líneas te contamos un poco más sobre aquellos alimentos que te pueden ayudar para aumentar el nivel de tus defensas.

Alimentos que aumentan las defensas: Cómo hay que tratarlos

Existe un gran número de alimentos que cuidan de nosotros y nuestras defensas. Vamos a detallar cuáles son y, en algunos casos, te explicamos la mejor manera de consumirlos para aprovechar sus propiedades al máximo.

  • Naranjas, mandarinas, limones y limas. El alto contenido en vitamina C de los cítricos facilita el buen estado de las células respiratorias y fortalece nuestro sistema. Nos pueden ayudar a prevenir resfriados y a recuperarnos más rápido. Son ideales si los tomas como postre o bien en forma de zumos.
  • Pimientos, coles y tomates. Los cítricos no son los únicos alimentos ricos en vitamina C. Estos que te mencionamos también te pueden aportar una buena dosis para aumentar tus defensas. Es preferible tomarlos en crudo.
  • Zanahorias, calabazas, boniatos, albaricoques y frutos rojos. La vitamina A es la gran protagonista de este grupo de alimentos. Gracias a esta vitamina, la secreción de anticuerpos se estimulan en el organismo.
  • Germen de trigo, verduras de hoja verde y aguacates. Se tratan de alimentos para subir las defensas debido a su alto contenido en vitamina E, fundamental para proteger las membranas biológicas de nuestro cuerpo frente a las infecciones.
  • Cebolla. Este alimento es excelente para evitar infecciones respiratorias. Incluso tiene un poder curativo en el tratamiento contra laringitis, faringitis e infecciones pulmonares. Si la consumes cocida te ayudará a aliviar afecciones respiratorias, como una bronquitis y si la tomas cruda, es perfecta para expectorar la mucosidad y calmar la tos.
  • Cereales integrales, legumbres, mariscos y moluscos. Estos alimentos aportan un alto contenido en minerales y contribuyen a mejorar el sistema inmunitario.
  • Yogures y lácteos. contienen una serie de bacterias muy importantes para subir las defensas. Se caracterizan por tener una función probiótica, especialmente en nuestros intestinos. Además, el yogur es rico en vitamina D, indicada en el tratamiento y prevención de enfermedades autoinmunes.
  • Beber líquidos en abundancia contribuye a disolver la mucosidad. Si bebes dos litros al día mantienes hidratada la mucosa respiratoria, protegiendo a tu organismo de numerosas infecciones. Puedes ingerirlos en forma de agua o bien combinarla con zumos e infusiones.

Beneficios del cuidado de las defensas

El principal beneficio de cuidar nuestras defensas es la protección que nos ofrece frente a los agentes patógenos. Un sistema inmunitario fuerte reacciona ante las infecciones, segregando los anticuerpos necesarios para destruir los patógenos. Cabe destacar que cuando los anticuerpos han cumplido con su cometido, siguen en nuestro organismo y si el antígeno vuelve a entrar en el futuro, habrá una defensa lista para el ataque. Además, el cuidado de las defensas nos proporciona otra serie de ventajas:

  • Prevención de heridas en los labios.
  • Fortalecimiento capilar.
  • Mejora de la cicatrización de las heridas.
  • Prevención de dolores musculares.

Conclusión

La alimentación es primordial dentro de un estilo de vida saludable. Y, tal como hemos visto, existen multitud de alimentos que contribuyen a fortalecer nuestras defensas, prevenir infecciones e incluso luchar contra agentes perjudiciales para nuestra salud. En definitiva, podemos aumentar el poder de nuestro sistema inmunitario, llevando una alimentación variada, rica en frutas, verduras y hortalizas, donde las vitaminas A, C, E y D juegan un papel fundamental y donde los minerales tampoco pueden faltar.

Si añadimos determinados alimentos con propiedades específicas como la miel, la cebolla, el ajo, el yogur o los champiñones, podemos conseguir una dieta ideal para aumentar las defensas del organismo. Todo ello, junto con abundantes líquidos, son los mejores aliados para cuidarte ante cualquier tipo de organismo que afecte a tu salud.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − seis =