El atragantamiento en niños y bebés: primeros auxilios

Atragantamiento en niños
Frutos secos, caramelos y otros alimentos pueden provocar el atragantamiento en niños y bebés. Esto es algo que cualquier madre o padre quiere evitar pero puede suceder en cualquier momento y hay que estar preparados para realizar algunas acciones que podrían salvarle la vida a nuestro hijo o hija.

Si en otro artículo del blog de Seguros Catalana Occidente os hablábamos del atragantamiento en adultos, hoy te hablamos del riesgo que conlleva el atragantamiento en bebés y niños pequeños y te dejamos algunas maniobras básicas para evitar males mayores en estas situaciones.

Alimentos con mayor riesgo

Los niños, cuanto más pequeños, más riesgo tienen de atragantarse. Los dulces y caramelos, sobre todo si son duros, son los alimentos que más peligro generan. La ingesta de frutos secos es también muy peligrosa. Otros alimentos con los que los padres deben estar muy atentos son las frutas (en especial las redondas o cilíndricas), golosinas (chicles y nubes sobre todo) y la carne en general. Los perritos calientes por su forma cilíndrica también pueden provocar atragantamiento en niños.

Pero los más pequeños no solamente se atragantan con comida. Cualquier cosa que les quepa en la boca es susceptible de provocar una obstrucción. Hay que estar especialmente atentos a juguetes, en especial en el caso de juguetes que tengan pequeñas piezas. En este sentido es muy importante fijarse en la edad recomendada que aparece en las cajas.

Atragantamiento en niños: Primeros auxilios

Prevenir es importante. Pero también tener soluciones en el caso de que nuestros hijos se atraganten. ¿Qué hacer en caso de atragantamiento leve? ¿Y si es grave?

Atragantamiento en niños y bebés leve

Casos en los que el niño o bebé puede hablar y respirar. Normalmente, este tipo de atragantamientos pueden solucionarse por sí solos pero podemos ayudarles y motivarles a toser, o incluso, de ser necesario, con nuestros propios dedos podemos retirar lo que haya provocado ese atragantamiento.

Atragantamiento en niños y bebés grave

Debemos realizar la maniobra de Heimlich. En bebés menores de un año, recostamos al bebé boca abajo sobre nuestro brazo y con la cabeza ligeramente más baja que su cuerpo. Cinco palmadas deberían ser suficientes para expulsar lo que provoca la obstrucción en las vías respiratorias. Por otra parte, si se trata de un niño de más de un año podemos realizarle la maniobra de Heimlich al uso, ya que podrá sostenerse de pie, dándole cinco compresiones en la boca del estómago justo donde acaba el esternón.

Desde Seguros Catalana Occidente sabemos que tu entorno familiar es lo más importante para ti y estas maniobras pueden salvar la vida de nuestros hijos. Nuestro deber como padres es conocerlas, velando al máximo por su salud y su seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *