¿Quieres dejar de fumar? La terapia cognitivo conductual puede serte de gran ayuda

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.7 basado en 3 valoraciones

ayuda para dejar de fumar

El tabaco puede llegar a ser muy adictivo, y quienes quieren romper con este hábito a menudo lo tienen muy difícil. No obstante, como veremos en este artículo hay poderosas razones para hacerlo, por lo que cualquier ayuda para dejar de fumar es bienvenida.

Además de los datos que muestran las autoridades sanitarias, en este post también comentaremos una técnica que se está mostrando bastante eficaz: la terapia cognitivo conductual.

¿Cuáles son los datos de la OMS sobre el tabaquismo?

La Organización Mundial de la Salud tiene buenas y malas noticias respecto al hábito de fumar. Las buenas son que se observa una reducción en el número de fumadores en el mundo, en parte impulsada por las medidas que se están imponiendo para frenar esta adicción.

Las malas noticias son que más de 8 millones de personas mueren todos los años como consecuencia directa o indirecta del consumo de tabaco. Además de los millones de casos que requieren asistencia sanitaria para atender enfermedades propiciadas por fumar o estar expuesto al humo (fumadores pasivos).

Otro detalle muy relevante tiene que ver con la pandemia de COVID-19. Las investigaciones muestran que los fumadores tienen un riesgo mayor de padecer síntomas de mayor gravedad y morir como consecuencia del virus. Una razón más por la que buscar ayuda para dejar de fumar.

¿En qué consiste la terapia cognitivo conductual y cómo se aplica para dejar de fumar?

La terapia cognitivo conductual es un sistema que se ha mostrado muy eficaz a la hora de tratar problemas de adicción en general, y contra el tabaquismo en particular. Consiste en abordar una situación desde dos frentes:

  • El entorno y las acciones, que influyen de manera muy poderosa en el deseo de fumar.
  • La mentalidad y conciencia del sujeto, pensamientos y elementos de su vida personal que tienen efecto en sus emociones.

La terapia conductual y cognitiva se aplica para dejar de fumar mostrando al paciente qué tipo de pensamientos lo inducen a coger el siguiente cigarrillo. Esto se consigue mediante conversaciones con las que el propio paciente llega a las conclusiones que necesita. Es decir, que no se trata de una terapia guiada, sino de una serie de preguntas y darle algunas claves para que sea el propio paciente quien llegue al autoconocimiento.

También hay un apartado dedicado a desarrollar estrategias y objetivos para combatir la adicción, con un sistema de recompensas cuando se logran.

Algunos ejercicios cognitivo conductuales para dejar de fumar

Antes de mostrarte estos ejercicios queremos destacar que para que funcionen debes haber tomado la decisión en firme de que quieres dejar de fumar. Si no es así, ni la terapia cognitivo conductual ni ningún otro tratamiento conseguirá resultados.

Algunos ejercicios para dejar de fumar son:

  • Apuntar en una hoja las horas y situaciones en las que se tienen más ganas de fumar. Por ejemplo, hay quien necesita empezar el día con un cigarro, mientras que otros tienen la mala costumbre de fumar mientras conducen porque se ponen nerviosos al volante. También suele ser común hacerlo cuando se está entre amigos.
  • Buscar alternativas a estas ocasiones en las que sueles fumar. Por ejemplo, ten a mano un caramelo o un chicle y en lugar del cigarro tómatelo.
  • Cambia tu perspectiva viéndote ya como una persona que no fuma. Esta es una técnica muy eficaz, porque tu mente empieza a producir un cambio.
  • Ponte la meta de retrasar el próximo cigarro. Por ejemplo, decide que lo harás media hora más tarde, y aprende a controlar la ansiedad que produce la adicción. Al final del día haz la cuenta y verás que has reducido el número de cigarrillos que has fumado, lo que reforzará tu deseo de seguir adelante.

¡Puedes conseguirlo!

El tabaco es muy perjudicial para tu salud y la de quienes te rodean. Si tratas de dejarlo por tu cuenta, es probable que no lo consigas porque una adicción es algo bastante serio. Si lo necesitas, no dudes en ponerte en manos de un profesional que te ayude a lograrlo con técnicas efectivas como la terapia cognitivo conductual.

Tu cuerpo te lo agradecerá, y tu familia seguro que también.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =