Bullying y acoso escolar: cuando volver a clase es un problema

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 4 valoraciones

bullying ciberbullying

  • El bullying, el acoso físico y/o psicológico que sufren algunos alumnos de manera continuada por parte de sus propios compañeros, se ha convertido en un problema que preocupa a padres, profesores y alumnos.
  • El mal uso de las nuevas tecnologías y redes sociales ha dado lugar al cyberbullying, una nueva forma de acoso en la que el maltrato no se limita a la esfera escolar sino que alcanza otros ámbitos.
  • Madrid, Andalucía y Las Palmas son las provincias con más casos de bullying o acoso escolar de España.

El término bullying es relativamente reciente. Acuñado en 1980 en Gran Bretaña es el equivalente a nuestro acoso escolar, ese acoso físico, psicológico, verbal, sexual o social al que es sometido un alumno por parte de sus compañeros. Lejos de ser ‘cosas de niños», el bullying puede llegar a suponer un grave problema de salud para la víctima cuyas consecuencias pueden ser permanentes y materializarse en forma de depresión, ansiedad, autolesiones, etc. Más si, como alertan los expertos, el acoso escolar cada vez se da a unas edades más tempranas y con mayor violencia.

Bullying: la normalización de la violencia

En realidad, el acoso escolar es algo que siempre ha estado presente, en mayor o menor medida en los colegios, pero que ahora se extiende gracias a las nuevas tecnologías. Así, lo que antes ocurría solo en las instalaciones educativas ahora se da también en las redes sociales y otros entornos digitales, dando lugar a lo que se conoce como ciberbullying. Es decir, ya no existe un entorno donde el acosado se sienta seguro.

Los expertos apuntan a un problema educacional como causa del incremento de los casos de bullying así como la gravedad de los mismos. Los cachetes, gritos y castigos con los que algunos padres educan a sus hijos llevan a los niños a normalizar la violencia y a aplicarla contra los demás.

Combatir el bullying poniendo el foco en todos los actores

Erradicar el acoso escolar no es tarea sencilla dada la variedad de agentes que toman parte de este fenómeno. Sin embargo, los últimos estudios y pruebas puestas en marcha, abogan por trabajar con todos y cada uno de los actores que están implicados en el bullying escolar. Comenzando por la propia víctima, siguiendo por el acosador y llegando hasta el resto de compañeros que son testigos de las distintas agresiones e incluso las pueden llegar a aplaudir.

Estos últimos suelen ser ignorados pasando así por alto un elemento muy importante dentro del bullying: la necesidad que tiene el acosador de asentar su estatus de superioridad y control. Y para ello, es necesario un público que se lo dé.

bullying acoso escolar

La empatía es un elemento clave contra el acoso escolar

Cuando hablamos sobre los valores para vivir en sociedad que inculcamos a los niños, mencionábamos la empatía como uno de los más importantes. En esto también coinciden la mayoría de los psicólogos y educadores que trabajan para erradicar el bullying de las aulas.

La empatía permite ponerse en el lugar de otra persona y ser más sensible ante las emociones de los demás. Si un niño acosador es capaz de comprender qué siente un compañero cuando sufre bullying, no será capaz de hacerlo.

Fomenta la empatía de tus hijos para educarles contra el acoso

En casa, compaginando la labor del colegio, también podemos establecer pautas que ayudarán a que los niños aprendan a ser empáticos, y así favorecer que rechacen conductas de bullying o ciberbullying.

  1. Da ejemplo. Escucha y muéstrale afecto cuando algo le preocupe. Por nimio que sea el motivo, no le quites importancia.
  2. Haz que se sienta escuchado. Tiene que tener la sensación de que se le está escuchando, de que todo lo que dice es importante para ti.
  3. No le juzgues por sus sentimientos. Quedan prohibidas frases como “deja de llorar por esa tontería” o “llorar es cosa de niños pequeños”. Háblale de tus problemas. Adaptando el lenguaje y el contenido, puedes probar su empatía, explicándole algo que te preocupa.
  4. Usa todo lo que tengas a tu alcance para ponerle ejemplos. Personajes de películas, libros, etc. Cualquier cosa vale para intentar que se ponga en la piel de otra persona. Prueba a preguntarle cómo cree que se sentirá el personaje en cuestión y, a partir de su respuesta, trabaja con él.

Consecuencias psicológicas del acoso escolar

Un estudio publicado en 2015 en The Lancet Psychiatry analizó las secuelas que arrastran los niños y niñas víctimas de acoso escolar en su edad adulta. Además de problemas de autoestima y socialización, las víctimas de bullying son más susceptibles de sufrir ansiedad y depresión al llegar a la adolescencia. En menor medida, también pueden presentar una mayor tendencia a autolesionarse o a presentar impulsos suicidas.

Desde finales del 2016 existe en España un servicio gratuito de atención telefónica para víctimas de acoso escolar o bullying que gestiona la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo).

Teléfono contra el acoso escolar de la Fundación ANAR

El Ministerio de Educación dispone de un teléfono gratuito de atención a las víctimas de bullying y ciberbullying: 900 018 018 

Amnistía Internacional da la voz de alerta sobre el acoso escolar en España

A través del informe “Hacer la vista… ¡gorda!”, publicado por la organización en junio de este mismo año, alertó sobre el acoso en nuestro país. “Las autoridades públicas, los centros escolares y el profesorado deben transmitir un mensaje claro de tolerancia cero. El acoso escolar no es una “niñería”. La responsabilidad la tienen las personas adultas y entre todas las partes implicadas, incluidos los menores, tienen que dar una respuesta rápida y efectiva que frene y prevenga este grave problema”.

Se trata, en definitiva, de que todos los implicados pongan de su parte para erradicar unas actitudes que cada vez comienzan a edad más temprana y son más violentas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =