Consejos para circular en las rotondas correctamente

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

¿Cómo circular en las rotondas con seguridad?

Para muchos conductores, entrar en una rotonda es un problema que no saben resolver fácilmente. Las normas de funcionamiento de estas vías de circulación son desconocidas para la mayoría, y esto acaba originando numerosos conflictos. Aprender a circular en las rotondas nos dará la tranquilidad necesaria en nuestra conducción.

Los problemas de circular en las rotondas

La elección de carril en la entrada a la rotonda, la preferencia de paso y la salida a tomar son los tres principales problemas a los que nos enfrentamos los conductores en las rotondas.

Muchas personas creen que dentro de una rotonda el sistema de carriles funciona diferente, pero la verdad es que las normas vigentes en estos puntos es la misma que en cualquier otro tramo de carretera.

Es decir, para salir de una rotonda debemos escoger el carril idóneo teniendo en cuenta la salida que vamos a tomar. Por lo tanto, podemos ir circulando por los carriles interiores e irnos incorporando al exterior a medida que se acerca nuestra salida. Simplemente, debemos seguir todas las normas habituales de conducción.

Otra de las grandes dudas de la conducción en las rotondas son las normas sobre preferencia de paso. En realidad, debemos saber que estas vías de circulación se rigen en este caso por las mismas normas que los cruces, teniendo en cuenta la preferencia de los coches que ya están dentro de la rotonda por encima de los que se van a incorporar a ella.

Además, debemos recordar que cuando intentamos entrar en el carril exterior de la rotonda,  si ya está ocupado por otro vehículo debemos dar una nueva vuelta hasta poder acceder a él.

Situaciones especiales

Encontrarnos con vehículos de gran tamaño y ciclistas en una rotonda debe hacernos plantear la conducción en una rotonda de manera especial.

En  el caso de camiones o autobuses, los conductores de coches debemos facilitarles que puedan maniobrar con seguridad para cambiar de carril, aunque esto les implique atravesar dos o varios carriles simultáneamente. La misma situación es válida en caso de ambulancias o coches de policía.

Finalmente, si nos encontramos con un grupo de ciclistas, deberemos considerarlo como un solo vehículo y esperar a que todo el grupo haya pasado antes de incorporarnos al carril.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + diez =