Los coches autónomos reducirán el número de accidentes

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3 basado en 1 valoraciones

Una conducción más segura gracias a los coches autónomos

¿Te gustaría poder ir en coche, sin tener que conducir? La verdad es que más de un conductor ha soñado con desplazarse en su automóvil sin tener que preocuparse por el volante, y pudiendo aprovechar este tiempo para relajarse. En este sentido, los coches autónomos son el futuro de la industria automovilística, tanto en lo relativo a la seguridad como a la comodidad de la conducción.

¿Qué es un coche autónomo?

Los coches autónomos son aquellos que pueden circular sin necesidad de un conductor al volante. Para conseguirlo, imitan la capacidad de una persona para adaptar la conducción a las circunstancias de cada momento en carretera.  De hecho, un coche autónomo solo tiene pasajeros que le indican hacia dónde debe dirigirse.

El funcionamiento de un coche autónomo pasa por crear un sistema de control del vehículo a tres niveles distintos:

– La localización, que permite detectar dónde está el coche en el mapa, así como los peatones y obstáculos que tiene alrededor. Para ello, los coches autónomos deben contar con GPS y sensores de alta precisión.

– La planificación, o capacidad del coche autónomo para prever los movimientos de los vehículos que le rodean, y poder así decidir su próximo movimiento.

– La ejecución, o capacidad de maniobra teniendo en cuenta siempre la información obtenida en los niveles anteriores.

 La seguridad de los coches autónomos

Uno de los aspectos de los coches autónomos que desata más polémica es su seguridad en la conducción. Los expertos señalan que el 93% de los accidentes de tráfico que suceden hoy en día tienen su origen en causas humanas, por lo que la automatización de los coches autónomos representaría la eliminación de este factor de peligro.

De hecho, algunos técnicos en siniestralidad señalan que la implantación generalizada del coche autónomo podrá llevar a la reducción en un 80% de los accidentes, lo que reduciría el riesgo de viajar en coche a niveles realmente insignificantes.

Además, hay que tener en cuenta que la implantación definitiva de los coches autónomos implicaría que el uso de la tecnología de los coches conectados, con el que los vehículos podrían captar en su entorno una cantidad de información superior a los humanos, un aspecto clave para evitar accidentes.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *