¿Cocina de gas, de inducción o vitrocerámica?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Conoce las ventajas de una cocina de gas, de inducción  o de vitrocerámica

 

Si estás pensando en renovar tu cocina, seguro que te has planteado el modelo que puede resultarte más adecuado, si una cocina de gas, vitrocerámica o de inducción. La verdad es que desde el punto de vista funcional, todas las cocinas te permitirán preparar platos deliciosos y perfectamente cocinados, pero cada modelo te ofrece ventajas e inconvenientes en cuanto a ahorro y rapidez que merece la pena tener en cuenta.

¿Inducción o vitrocerámica?

A simple vista, te costará distinguir una cocina de inducción o una vitrocerámica, pero sus características son muy diferentes. Aunque no cabe duda de que ambas opciones son las preferidas por las personas que tienen miedo a poder quemarse con el fuego.

Aunque las vitrocerámicas tienen un coste más ajustado, las placas de inducción te ofrecerán un mejor rendimiento en cuanto a consumo y eficiencia energética, lo que implica un mayor ahorro a largo plazo. De todos modos, no todo son ventajas en las placas de inducción. De hecho, debes tener en cuenta que para cocinar en ellas necesitarás recipientes especiales, lo que implica una inversión en utensilios de cocina a valorar.

Las vitrocerámicas tienen un precio de venta menor  y, además, no tendrás que comprar ollas y sartenes, pero en cambio son mucho más lentas y deberás tener cuidado al limpiarlas, porque se estropean mucho más fácilmente y el mantenimiento puede ser un problema. Sin duda, dos factores a tener en cuenta.

¿Y las cocinas a gas?

Sin duda, los fogones a gas son las cocinas más tradicionales que todos podemos recordar. Y no solo eso, sus emisiones de CO2 son las más bajas y, por lo tanto, las que menos agreden el medioambiente.

Además, quienes realmente disfrutan cocinando eligen las cocinas a gas por su potencia y por la capacidad de regular su llama. Pero no todo son ventajas en este tipo de fogones. Ten en cuenta que si optas por una cocina de gas deberás hacer revisiones periódicas de las instalaciones para evitar problemas de escapes de gas. También hay que tener en cuenta que los fogones de gas son los que necesitan  más tiempo para limpiarse.

¿Las ventajas de la cocina a gas? Consume menos energía, calienta más rápido y puedes usar todo tipo de recipientes para preparar tus platos. Eso sí, necesitarás una cerilla o un mechero.

¿Cuál de estas 3 cocinas crees que encaja mejor con tus necesidades? ¿Cocina de gas, de inducción o vitrocerámica?

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 14 =