Cómo administrar la economía doméstica

La unidad familiar funciona como una pequeña empresa en la que hay una serie de ingresos, gastos, inversiones, pérdidas y ganancias económicas. Al compendio de todos los movimientos de dinero que afectan a la unidad familiar se le denomina economía doméstica.

Saber organizar y gestionar las finanzas familiares es fundamental para evitar el despilfarro y conseguir sanear la economía del hogar, siendo posible ahorrar importantes sumas de dinero si se hacen las cosas como es debido. Llevando una correcta organización de las finanzas del hogar y elaborando una estrategia acorde al presupuesto familiar pueden alcanzarse importantes objetivos económicos que mejorarán la solvencia y el bienestar de toda la familia.

Realmente no es complicado adquirir ciertos conocimientos de contabilidad casera, solo requiere un poco de esfuerzo y seguir los consejos que te dejamos a continuación.

Consejos para la economía doméstica

  1. Organiza todas tus facturas, impuestos, hipotecas, nóminas, etc. en carpetas bien diferenciadas y etiquetadas. Ocúpate de ir clasificando los ingresos y gastos de cada mes en su carpeta correspondiente.
  2. Lleva la cuenta de todos los movimientos económicos, puedes hacerlo por ejemplo en una hoja Excel. Esto te permitirá analizar la situación económica actual y así establecer un presupuesto familiar mensual determinado.
  3. Haz una previsión de los ingresos y gastos más importantes, tales como pagas extras, gasto en libros para el colegio de los niños, vacaciones, gastos navideños, etc.
  4. Define unos objetivos económicos acordes al presupuesto familiar. Estos pueden ser unas vacaciones, un plan de ahorro para la jubilación, la compra de un coche, un regalo para los niños, pagar deudas, etc.
  5. Establece una estrategia a seguir para alcanzar los objetivos económicos. Lo principal es detectar los gastos superfluos o innecesarios y eliminarlos.
  6.  Contar con unos ahorros en el banco y no echar mano de ellos para gastos superfluos es prácticamente imposible, a no ser que se tenga una voluntad de hierro. Por ello es vital apoyarse en un plan de ahorro gestionado por una entidad de confianza.
  7. Haz un balance global anual de las finanzas del hogar y determina cuáles son los puntos a mejorar en el plan familiar.

Herramientas para gestionar la economía doméstica

Entre las más novedosas están las aplicaciones móviles que controlan nuestras cuentas bancarias registrando nuestros movimientos. Nos avisan cuando se hacen operaciones con importantes sumas de dinero o cuando está previsto que nos vayan a hacer un cargo en la cuenta. Un inconveniente es que a muchos no les gusta aportar datos personales y menos aún los de sus cuentas bancarias.

Una alternativa más tradicional es el método kakebo. Éste se basa en los libros de cuentas que emplean los japoneses para gestionar la economía del hogar. Es una agenda que debemos ir cubriendo día a día y anotando todos nuestros gastos e ingresos. Este método nos permite ver de forma clara cuál es el presupuesto familiar y hacer un balance anual.

Todas estas herramientas son muy útiles para establecer una estrategia para la gestión de la economía familiar y conseguir ahorrar dinero. Sin embargo, a la hora de establecer un plan de ahorro real, lo mejor es apoyarse en entidades serias que aporten soluciones y que se adapten a las necesidades de cada familia, diseñado para que tú y los tuyos disfrutéis de vuestro dinero con las mejores garantías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *