¿Cómo circular en una rotonda? 5 cosas que haces mal

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 1 valoraciones
circular en rotondas

Las rotondas llegaron a nuestras ciudades hace casi medio siglo, por lo que se puede decir que todos los conductores estamos familiarizados con ellas. O al menos debería ser así, porque la verdad es que las cifras de accidentes indican que aún no sabemos cómo circular en una rotonda.

Teniendo esto en cuenta, veamos algunos consejos que proporciona la DGT respecto a la circulación en rotondas, relacionados con errores que cometemos con demasiada frecuencia. Así reducirás los incidentes y podrás circular más seguro.

¿Cuáles son los errores más habituales al circular por una rotonda?

Es importante ser conscientes de los errores más habituales en la circulación de rotondas, ya que muchos de estos incrementan el peligro de tener un accidente. La mayoría de ellos tienen que ver con no aplicar de forma correcta los conocimientos aprendidos en la autoescuela cuando te estás sacando el carnet.

En una rotonda, ¿quién tiene prioridad?

Este es un detalle en el que no hay lugar a dudas, porque las normas están claras en este sentido. La prioridad al circular en rotondas siempre es de quien está dentro de ella, por lo que la norma de prioridad para quien circula por la derecha no se aplica en este caso.

Solo existen 2 excepciones a esta regla de circulación en rotondas: que exista una señal específica que lo indique o que haya un semáforo, en cuyo caso será la correspondiente luz la que indique quién puede circular en cada momento.

Esta norma también se aplica a los ciclistas, que tienen prioridad cuando en un grupo ha entrado el primero en la rotonda, como si fueran un solo vehículo.

¿Cómo se usan los intermitentes en una rotonda?

Otro error muy habitual es no utilizar de forma correcta el intermitente, con lo que el resto de conductores no saben en qué momento vamos a salir de ella. Algunos dejan el intermitente a la derecha puesto, con lo que parece que van a salir de inmediato cuando no es así, y otros abandonan la rotonda sin señalizar. En cualquiera de los casos, se están usando los intermitentes de forma equivocada.

El intermitente es obligatorio cuando vayas a desplazarte hacia a la izquierda o la derecha, lo que se aplica también al circular por rotondas. Si vas a cambiar de carril o sales de ella, señalízalo cuando sea oportuno, pero sin dar lugar a confusiones.

¿Qué ocurre con los vehículos especiales?

Es importante recordar que por la carretera circulan vehículos de distintas características, como camiones o vehículos de transportes especiales.

Debido a sus dimensiones, es probable que necesiten mucho más espacio para maniobrar, sobre todo al girar, entrar o salir de una rotonda. También cuando lo hagamos nosotros, porque es probable que nos coloquemos en un ángulo muerto y no nos vean.

Además, es importante prestar atención a las motos, donde el conductor tiene una visión lateral reducida y no ve nada de lo que tiene detrás.

¿Cuál es la visibilidad que tenemos?

Hablando de visibilidad, en todo momento es importante tener el máximo posible, y es vital cuando hablamos de cómo circular en una rotonda. Al acercarnos a ella, es importante “escanear” todo el campo visual para ver cómo está circulando dentro y fuera de ella. Así nos podremos anticipar a posibles incidencias y evitar un accidente.

¿Cómo entrar en una rotonda según la DGT? ¿Y cómo salir?

Al explicar cómo hacer una rotonda, la DGT apunta a entrar en ella como el momento más delicado porque más de la mitad de los choques se producen en este movimiento. Por ello, los pasos para entrar en una rotonda son:

  • Mirar con atención a la izquierda cuando nos acercamos.
  • Estar atentos y no acelerar tratando de entrar lo antes posible, sino todo lo contrario. Hay que reducir la velocidad y entrar solo cuando tengamos la seguridad de que es posible hacerlo sin riesgo.
  • Si hay que frenar y esperar para respetar la prioridad de quienes están dentro y ceder el paso, hacerlo sin dudar.

Esto se aplica también al entrar en una rotonda de tres carriles. La prudencia al volante debe ser la norma a seguir.

Una vez se haya entrado, lo mejor es circular en el carril exterior y adelantar usando los interiores. Aunque si entramos y vamos a tomar las salidas del final, en rotondas con mucho tráfico lo mejor es ocupar los carriles del interior y acercarnos a los exteriores cuando vayamos a salir, indicando siempre los movimientos con el intermitente.

¿Cómo salir de una rotonda? La DGT indica que siempre deba hacerse desde el carril derecho, y si debido al tráfico no es posible, dar otra vuelta a la rotonda porque cruzarse desde el carril interior podría producir un choque con algún vehículo que circula siguiendo las normas. Aunque existen algunas excepciones, como circular por una turbo rotonda o si hay una señal en el suelo que lo permite y el carril exterior está ocupado por algún motivo.

Atención, paciencia y señalización, claves en la circulación por rotondas

En resumen, circular de forma correcta por una rotonda no tiene más secreto que seguir las normas establecidas por la DGT, que todos aprendemos cuando nos estamos sacando el carnet de conducir. La prudencia al volante debe ser la tónica general.

Y recuerda que si pese a todo sufres algún accidente, en Seguros Catalana Occidente te acompañamos en el camino gracias a las coberturas de asistencia en viaje y sobre cualquier otro daño sufrido mientras estás en carretera.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 5 =