¿Cómo pulir los faros de un coche?

Habitualmente, descuidamos revisar ciertos aspectos en nuestro coche. Un ejemplo son los faros, que a veces crean esa neblina que hace que no se tenga el mismo rendimiento lumínico en carretera. Esto puede ser muy peligroso. Imagínate que emprendes un largo viaje con tu familia y no tienes buena visibilidad por culpa de ello. Por eso hoy, desde Seguros Catalana Occidente, te enseñamos cómo pulir los faros de tu coche paso a paso y de manera que lo puedas hacer tú mismo en casa si cuentas con todos los utensilios.

Cómo pulir los faros paso a paso

Antes de acudir al taller a cambiarlos, puedes probar dos trucos que aquí te enseñamos. Uno de ellos sería hacerlo con pasta de dientes, aplicando el dentífrico en cada faro con una esponja, es uno de los trucos más sencillos y prácticos. Pero, ¿cómo hacerlo de una manera más profesional para un mejor resultado? Te lo explicamos paso a paso.

Lijar los faros

Protege con cinta la zona colindante de la carrocería. Tras esto, deberás aplicar un spray desengrasante o, en su defecto, agua enjabonada. Ya estaremos listos para lijar. Usa lijas de agua y, si es posible, con distintos números de grano (un número de grano alto es menos abrasivo) para que quede impecable.

Pulido de faros

Para un pulido profesional, utiliza un taladro con superficie para pulir. No te pases lijando ya que, de lo contrario, el barniz no se fijará correctamente

Lo ideal es usar pulimento líquido con siliconas y colocarlo en el disco de lana del taladro para pulir. También puedes extender algo de pulimento sobre el propio faro. A la hora de hacerlo, debemos ir puliendo toda la superficie, sin insistir en una misma zona. Además, es recomendable no usar una intensidad alta, mejor hacerlo en media-baja. Poco a poco, al pulir los faros, irás viendo la superficie más brillante que antes y, además, desaparecerán las rayas que hayas podido dejar en la fase de lijado.

Lacado

En esta última fase, deberás contar con un barniz transparente para policarbonato (recomendamos en spray por comodidad). El lacado es importante para que los faros aguanten en buen estado durante mucho más tiempo sin ponerse opacos o amarillos. Y es que al lijar se quita el policarbonato que actúa como protección.

Aplicando de forma correcta estos consejos puedes lograr que tus faros queden como nuevos. Mantener el buen estado de los faros de tu coche es importante, aunque no hay que descuidar otros aspectos, como los distintos circuitos mecánicos o el estado de los neumáticos si quieres evitar cualquier tipo de incidente en carretera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *