Comprar o alquilar una vivienda, ¿qué es mejor?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Comprar o alquilar una vivienda representa una inversión muy importante a considerar

La crisis generada por la burbuja inmobiliaria ha hecho que los precios de la vivienda hayan bajado considerablemente en los últimos años en España, haciendo que muchas personas se hayan replanteado si resulta más rentable comprar o alquilar una vivienda. Una duda poco habitual en nuestro país, donde el concepto de alquiler siempre se ha visto como la alternativa temporal.

La cultura de la compra de vivienda como una manera de ahorro es habitual entre muchos ciudadanos españoles, que veían hasta hace pocos años como los precios de hipotecas y alquileres se mantenían parejos. Ante esta situación, optar por invertir en un piso de propiedad se  veía como una garantía de futuro ante posibles problemas económicos futuros.

El estallido de la crisis inmobiliaria provocó un replanteamiento de la compra de vivienda como único objetivo de muchas personas.  De hecho, los expertos en el sector consideran que los partidarios del alquiler se han triplicado, esencialmente debido a la precariedad laboral y económica, la dificultad de acceder a créditos y la sensación de que los precios  van a seguir bajando, con lo que la inversión en compra ya no es tan rentable. Además, la movilidad laboral convierte el alquiler en una alternativa aun más funcional.

¿Qué es más recomendable: comprar o alquilar una vivienda?

La verdad es que no existe una fórmula perfecta para decidirse por una de las dos opciones.  Hay que tener en cuenta sus ventajas e inconvenientes, e intentar adaptarlos a nuestra realidad.

Así, en el caso de la compra,  la  bajada de precios experimentada en los últimos años se convierte en un elemento fundamental para tenerla en cuenta como opción de inversión que podrá acabar revalorizándose con el tiempo.

Eso sí, el pago actual de la hipoteca puede convertirse en un lastre importante a tener en cuenta, si nuestra situación económica no es muy estable.

En  el caso del alquiler, es destacable el hecho de no tener que hacer una inversión inicial importante, así como el hecho de poder cambiar de vivienda de manera mucho más fácil, con solo dar de baja el contrato avisando con un mes de antelación.

Además, el arrendatario tiene la posibilidad de deducir el alquiler por vivienda habitual en su Declaración de Hacienda. Eso sí, el propietario puede recuperar la vivienda avisando con 2 meses de antelación.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 9 =