Conducción eficiente: ¿Cómo ahorrar combustible?

El gasto anual en combustible, tanto de particulares como de empresas, no es una cantidad a desestimar y suele suponer un buen pellizco de la renta de cualquiera. Si a este hecho le sumamos la tendencia a la alza del precio del petróleo en estas últimas semanas, está claro que nuestros bolsillos pueden temblar si no ponemos medidas al respecto. Para todos aquellos interesados en saber cómo ahorrar combustible, aquí os contamos algunos consejos prácticos que os permitirán reducir gastos de una manera significativa y, lo que no es menos importante, contaminar menos reduciendo las emisiones.

¿Cómo gastar menos combustible?

En el caso de la calefacción todo se reduce a dos aspectos principalmente:

  • Temperatura moderada: una temperatura de 20 ºC resulta de lo más placentera y agradable para viviendas y establecimientos.
  • Funcionamiento continuo: fijando el termostato a una temperatura moderada pero constante se ahorran importantes cantidades de combustible.

En el caso del uso de vehículos para el transporte el ahorro se puede conseguir de dos maneras:

  • Adquiriendo un vehículo eléctrico, híbrido o de bajo consumo. Los coches eléctricos nos harán olvidar el combustible pero presentan una autonomía limitada y un precio elevado. Los coches de bajo consumo son una buena alternativa para aquellos que están pensando en comprar un vehículo.
  • Realizando una conducción eficiente. Este punto puede suponer un ahorro mayor de lo que piensas, permitiendo un mayor confort y seguridad en la conducción. A continuación te explicamos cómo gastar menos combustible mediante una conducción eficiente.

Técnicas para una conducción eficiente

  • Mantén tu vehículo a punto: realizar los cambios de líquidos y filtros, controlar la presión de las ruedas, mantener la dirección alineada, o distribuir correctamente la carga son elementos clave para ahorrar combustible.
  • Arranque: arrancar el motor sin pisar el acelerador. En los motores diesel, es aconsejable esperar unos segundos antes de iniciar la marcha, ya que así permitimos que el aceite esté en las condiciones óptimas.
  • Iniciar la marcha en primera y cambiar lo antes posible a segunda.
  • Circular en las marchas largas manteniendo el vehículo a bajas revoluciones.
  • Anticiparse y mantener la distancia de seguridad. Tendremos una mayor fluidez en la conducción, evitando cambiar de marcha a menudo y los frenazos.
  • No circular jamás con el coche en punto muerto. Además de consumir más combustible, aumenta considerablemente la inestabilidad del vehículo.
  • Apaga el motor en paradas de más de 60 segundos.
  • Adapta la velocidad del vehículo antes de entrar en una curva o glorieta. Los frenazos bruscos únicamente sirven para tener que arrancar de nuevo el vehículo, incrementándose el consumo de combustible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *