Carreras para estudiar: ¿Cuánto cuesta la universidad?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 9 valoraciones

gastos universitarios

Una vez que hemos visto cuáles son las carreras con más salidas y cómo acceder a ellas, surge una pregunta fundamental: ¿cuánto cuesta la universidad?

Y es que al precio de la matrícula hay que sumarle los gastos de material y transporte como básicos. Por no hablar del coste que tiene estudiar fuera de casa, porque habrá que pagar un alojamiento, comida, facturas de electricidad, etc.

Una cuenta de ahorros para tus estudios o los de tus hijos, si eres padre y estás pensando en su futuro, puede ser una buena idea. Veamos de forma detallada cuánto cuesta estudiar una carrera.

¿Cuánto cuesta estudiar una carrera universitaria?

La respuesta a esta pregunta es bastante compleja, ya que no es lo mismo estudiar en una universidad pública que en una privada. Como tampoco lo es en función de la región elegida para cursar los estudios, ni la carrera que se haya escogido estudiar.

Además, a los gastos universitarios hay que sumarle los gastos diarios en función del coste de la vida en la zona en la que te encuentras.

Pongamos un ejemplo: estudiar medicina en Andalucía cuesta alrededor de 750€ al año, pero si se hace en Cataluña, puede superar los 2300€. Una diferencia de 1550€, que es muy notable. Y hablamos solo de los gastos universitarios básicos, no de todo lo que puede derivar de ellos.

Pago inicial para la universidad

El primer gasto que tienen los estudios superiores es la matrícula. ¿Cuánto cuesta la matrícula de la universidad? Depende de los créditos que hacen falta para estudiar la carrera y el grado que tengan.

Como norma general, un año son 60 créditos, y los grados los establece la Comunidad Autónoma. Si el curso es de grado 1, el coste por crédito es el más caro, y va bajando en función de que sea grado 2, 3, etc. Hay comunidades que solo tienen un grado, mientras que otras llegan a definir las carreras hasta en 7, cada una de ellas con un coste por crédito diferente.

Además de este factor, hay que tener en cuenta que algunas carreras necesitan material adicional, lo que supone un gasto extra de inicio.

Pagos diarios de un estudiante

Aparte de la matrícula y los materiales de inicio, una vez que se empieza a estudiar hay que calcular gastos diarios de varios tipos.

Como muestra, el material para estudio, fotocopias, libros y demás que se necesitan para seguir el curso y aumentar los conocimientos en la materia, que se pueden relacionar con pagar la universidad.

También están los gastos corrientes, como el transporte público o la gasolina para llegar hasta la facultad o centro de estudios superiores (siempre que la opción de estudio sea presencial).

Pocos estudiantes, por no decir que ninguno, viven justo al lado de la universidad y pueden llegar andando.

Y si además se elige una universidad fuera de la residencia habitual, habrá que añadir gastos de alojamiento (habitación o residencia, comida, suministros, etc). Todo esto hace que sea muy complicado calcular cuánto cuesta estudiar una carrera, porque hay que sentarse y ver una gran cantidad de variables.

¿Cómo ahorrar para la universidad?

Haciendo una media aproximada de lo que puede costar un año de universidad, podemos estar hablando de unos 1500€ en el caso más económico (viviendo en el hogar familiar, en una Comunidad Autónoma con un coste universitario bajo y una carrera con créditos no muy elevados), hasta 10000€ o más para una carrera cara, en una zona cuyo coste sea elevado y viviendo fuera de casa.

En cualquier caso, es evidente que se necesita un plan de ahorro para estudios universitarios, bien por parte del propio estudiante o de los padres, mirando de cara al futuro. Una cuenta de ahorro para la universidad es una opción muy recomendable, ya que se pueden hacer aportaciones periódicas y generar beneficios mientras no se utilice.

Conclusiones

Escoger una carrera adecuada garantiza el futuro laboral, por lo que es fundamental tomar buenas decisiones. Además de hacer cuentas y ser previsores, para que una vez que llegue el momento, no suponga un sacrificio demasiado grande, bien para ti si eres estudiante y quieres pagarte los estudios como si buscas un futuro para tus hijos y deseas apoyarles con su carrera.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + tres =