Los deberes de verano ¿necesarios o no?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Los deberes de verano

El curso ha finalizado y las vacaciones de los más pequeños de la casa han comenzado. Se ha acabado madrugar, las clases y la rutina diaria. Tienen las 24 horas del día para llenarlas con relax, diversión y ocio, pero ¿debemos dejar que abandonen por completo los estudios? ¿si no repasan olvidarán lo aprendido?

El dilema de los deberes de verano

Cada año, los padres se preguntan si es necesario que sus hijos sigan estudiando o pueden dejarles descansar al 100%. Los niños solo piensan en jugar, dormir hasta tarde, bañarse en la piscina o en el mar y divertirse sin ningún tipo de responsabilidad ¿lo crees adecuado?

Determinados sectores de la educación y asociaciones de padres defienden que los alumnos deben seguir teniendo una pequeña rutina durante los meses de verano, para fijar sus conocimientos y conservar ciertos hábitos de estudio. Por otro lado, hay quien defiende que los niños tienen que descansar y coger fuerzas para el siguiente curso. Ni mucho ni poco, ¿no crees?

El repaso durante las vacaciones

Una vez terminado el curso, los niños deben seguir estudiando para evitar que la vuelta al colegio sea forzada, difícil y complicada. El día es más largo y hay tiempo para todo.

Los padres y los profesores deben transmitirse la información necesaria para plantear los deberes de estudios para cada alumno. Unos deberán reforzar aquellas asignaturas que más les haya costado y otros podrán empezar a introducirse en el nuevo curso, una vez hayan repasado el que acaban de finalizar. Si el niño ha llevado un buen curso, bastará con una hora diaria, en especial a primera hora del día, ya que es el momento del día en que están en mejores condiciones de concentración y el rendimiento es mayor. De esta forma, también evitaremos que pierdan el hábito de levantarse temprano.

Bajar el ritmo no significa parar

La mayoría de psicólogos y profesores aconsejan que el repaso en vacaciones debe plantearse según la edad y los factores individuales de cada niño/a, pero que todos deberían dedicar algo de tiempo diario al repaso del curso que acaban de terminar.

Argumentan que es necesario que los niños refuercen los conceptos adquiridos a lo largo del año de forma tranquila, manteniendo los hábitos de estudio, consiguiendo que la vuelta al colegio sea menos traumática y más sencilla.

Organizar los horarios

Una vez conozcamos las necesidades de nuestro hijo, debemos plantearle la actividad como algo positivo, para que no lo considere un castigo, y organizar bien sus horarios para no sobrecargarles y lograr que asuman correctamente todos los conceptos aprendidos durante el curso.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − nueve =