Desalojo de okupas, ¿cuál es el proceso que establece la ley?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.8 basado en 4 valoraciones
  • Lo primero que hay que hacer frente a una ocupación ilegal es mantener la calma y seguir los trámites adecuados que indica la ley.
  • El procedimiento legal para el desalojo de okupas se apoya en el derecho de propiedad de un particular.
  • Existen coberturas en el seguro de hogar con las que puedes recibir ayuda en referencia a asesoramiento jurídico por teléfono.

Según datos del Ministerio de Interior, las denuncias por okupación en España se han incrementado un 40,9% en los últimos 4 años, pasando de los 10.376 hechos conocidos por las Fuerzas de Seguridad en 2015 a los casi 15.000 con los que terminó en el 2019. Se trata, sin duda, de cifras que han causado preocupación en los propietarios de inmuebles. ¿Cuánto se tarda en desalojar a un okupa?, ¿es lo mismo una okupación de una vivienda habitual que de una vivienda vacía?, ¿por qué es tan relevante la distinción entre el allanamiento de morada y usurpación?

En este artículo respondemos a todas estas preguntas analizando en profundidad la nueva ley antiokupas del 2018 haciendo especial hincapié en una de las principales preocupaciones en torno a la okupación: ¿cuál es el proceso legal para proceder a un desalojo de okupas? También hablaremos de las coberturas del seguro de hogar que se pueden usar en este caso.

¿Qué dice la nueva Ley Anti Okupas?

La ley antiokupas dice que la ocupación ilegal de una vivienda es un delito, y, por tanto ,se puede solicitar la intervención de las fuerzas de seguridad, aunque se haya entrado en la vivienda sin violencia.

El texto legal también indica que la propiedad ocupada debe pertenecer a un particular, y que para evitar el desahucio, la persona considerada como okupa debe presentar algún documento que muestre que no ha incurrido en delito.

¿Por qué no se puede echar a un okupa?

Esta es una de las preguntas más frecuentes cuando se plantea el desalojo de okupas, y uno de los aspectos más importantes para que el propietario de una vivienda ocupada no sea responsable de un delito. No se puede echar al okupa de cualquier manera, sino que se tiene que dejar en manos de la justicia. Por eso es fundamental seguir los cauces legales.

Los motivos por los que no se puede echar a un okupa son varios. Por ejemplo, si la persona acusada de okupa presenta evidencias de que tiene derecho a estar en la vivienda, como un contrato de alquiler o similar, o si existen dudas sobre la legitimidad de la denuncia, la policía puede decidir que no se le puede desalojar sin una orden judicial.

Tampoco se puede proceder si la vivienda está desocupada desde hace unos dos años. O si se trata de una propiedad no considerada vivienda habitual. En este caso se trataría de un delito de usurpación, mientras que si se trata de una vivienda habitual es allanamiento de morada y el desalojo es mucho más rápido.

Tampoco se pueden cortar los suministros de la vivienda para tratar de obligar a los okupas a marcharse, ya que se considera coacción y se pueden incurrir en sanciones.

Los motivos por los que no se puede echar a un okupa son varios.

Cómo actuar para llevar a cabo el desalojo de un okupa

Lo primero que hay que hacer frente a una ocupación ilegal es mantener la calma y seguir los trámites adecuados que indica la ley.

El tiempo que ha pasado es muy importante, de modo que también hay que ser rápidos y actuar en función de los plazos. Si se trata de la ocupación de vivienda habitual en 48 horas, una llamada a la policía puede ser suficiente, ya que pueden proceder al desalojo sin orden judicial cuando han pasado menos de 2 días porque se considera un delito flagrante.

En caso de que no se considere un delito flagrante, hay que presentar una demanda en el juzgado para que intervenga a la mayor brevedad posible. Si se trata de una vivienda habitual donde reside el denunciante, se deben presentar los documentos que lo acrediten, como un documento de identidad válido o recibos de suministros.

Es muy importante actuar conforme a derecho en este asunto y no caer en provocaciones o incurrir en alguna irregularidad, ya que el okupa podría utilizarlo en su beneficio y el demandante recibir una sanción económica importante.

¿Cómo echar a un okupa legalmente?

El procedimiento legal para el desalojo de okupas se apoya en el derecho de propiedad de un particular. Es decir, que para que entre en acción la nueva ley antiokupas, se debe tratar de la vivienda habitual de una persona, y no de una empresa o de una propiedad destinada a obtener lucro. En este último caso no se trataría de un allanamiento de morada, sino de un delito de usurpación, e iría por otra vía.

Para echar a un okupa legalmente es importante demostrar que la propiedad es nuestra, y que no existe documento legal alguno que indique que se ha cedido por alguna razón. Los acusados también pueden presentar sus alegaciones, y el juez determinará si los documentos que se han presentado se ajustan a derecho.

La policía entregará una notificación a quienes hayan okupado la vivienda, requiriendo la presentación de un contrato de alquiler. En caso de que no haya respuesta o no se muestren los documentos requeridos, se procederá al desalojo.

¿Y si no se sabe quién está dentro? En ese caso, la policía se personará y entregará una notificación sin remitente, para que las personas que están dentro presenten alegaciones, o solicitar que abandonen la propiedad si se confirma el delito.

¿Cuánto se tarda en desalojar a un okupa?

Como hemos comentado antes, cuando se trata de un allanamiento de morada y es la vivienda habitual de la persona que denuncia, la policía puede proceder al desalojo inmediato. Ni siquiera hace falta que haya una orden judicial al tratarse de un delito flagrante.

Si hay dudas sobre la propiedad, como cuando los okupas reclaman o presentan algún documento acreditativo, el juzgado puede proceder y dictaminar el desalojo de un modo bastante rápido. Incluso aunque haya. Un juicio posterior que retrase la resolución, el desalojo se puede realizar de forma cautelar.

Por tanto, se puede decir que el desalojo de un okupa no tarda tanto como uno se imagina, siempre y cuando se cumplan las condiciones para proceder de forma inmediata. Incluso en los casos en los que puede alargarse el proceso en el tiempo, el desalojo cautelar es posible y se hace bastante deprisa.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Cómo el seguro de hogar puede ayudarte

Si por alguna razón sufres este tipo de acciones en tu vivienda, existen coberturas en el seguro de hogar con las que puedes recibir ayuda en referencia a asesoramiento jurídico por teléfono, pero siempre teniendo en cuenta que no se procede con el desalojo del okupa.

El seguro de hogar también te puede ayudar una vez que se ha producido el desalojo, si los okupas han causado daños en la propiedad. Los destrozos y desperfectos se reparan para que todo vuelva a estar como antes y recuperes tu casa.

¿Qué ocurre con las segundas viviendas?

En el caso de las segundas residencias como las casas de vacaciones a las que se acude sólo en verano o en períodos cortos durante el año, si alguien irrumpe y la okupa también se puede desalojar de la misma forma a la de la vivienda principal. Por eso, este tipo de viviendas también se considera propiedad privada y por tanto la okupación también constituye un delito, de usurpación o allanamiento, dependiendo del uso que se le dé.

En caso de que sufras este tipo de incidentes, o quieras informarte sobre tus derechos frente a una okupación, con el seguro de hogar de Seguros Catalana Occidente tienes las coberturas que necesitas para recibir el asesoramiento adecuado, y si sufres destrozos en tu vivienda, recomponerlo todo para volver a tu vida habitual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cuatro =