Deterioro cognitivo: ¿Cuáles son los tipos y grados en ancianos?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 7 valoraciones

deterioro cognitivo en el adulto mayor

A medida que avanzamos hacia una mayor esperanza de vida, el número de personas de edad avanzada crece de forma notable. Esto es algo positivo, aunque tiene consecuencias que no lo son tanto, como el aumento de patologías asociadas a la edad. El deterioro cognitivo en ancianos es un diagnóstico que, a día de hoy, no tiene cura aunque la investigación está desarrollando tratamientos con los que frenar su avance.

¿Qué es el deterioro cognitivo y cuáles son los grados que existen? ¿Cómo se tratan cuando es posible? En este artículo abordaremos el tema.

Tipos de deterioro cognitivo

El deterioro cognitivo es una enfermedad que afecta a funciones esenciales como la memoria o la capacidad que tiene el cerebro para aprender y actuar en función de ciertas condiciones que pueden afectar nuestras decisiones.

Con el avance de la edad, el deterioro cognitivo en el adulto mayor se hace más patente, aunque el grado varía en función de distintos elementos, como las habilidades que ha desarrollado alguien durante su vida o ciertas condiciones.

Enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson suelen ser la causa del deterioro cognitivo en el adulto mayor, por lo que conocerlas es un paso importante para aplicar tratamientos que ayuden a frenar su avance. Para medir el avance de estas patologías, los especialistas han desarrollado test de deterioro cognitivo, y se pueden clasificar en diferentes tipos:

Deterioro cognitivo leve

El primero de los tipos de deterioro cognitivo es este. Se caracteriza por pérdidas de memoria o limitaciones cognitivas que no afectan el desarrollo normal de la vida. No hablamos de olvidar dónde hemos puesto las llaves en alguna ocasión, sino de la dificultad para recordar cosas que antes se hacían de forma automática.

En principio, este estado no reviste gravedad porque la persona que lo padece puede seguir llevando una vida normal, sin perder su independencia.

Deterioro cognitivo medio (demencia leve)

Cuando el deterioro avanza, la persona empieza a notar que su funcionalidad empieza a fallar. Levantarse por la mañana y saber cómo empezar a veces no es sencillo, y cuesta acordarse de ciertas cosas como fechas o acciones que antes eran habituales.

Además, pueden surgir alteraciones de la conducta como episodios de ira, cambios de humor repentinos o frustración. Aunque el entorno no suele darse cuenta la mayoría de veces.

Deterioro cognitivo notable (demencia moderada)

Cuando los síntomas del deterioro cognitivo se notan a menudo, nos encontramos ante un caso que empieza a preocupar al entorno si aún no se ha diagnosticado. La incapacidad para comprender conceptos o aprender algo es frecuente, así como los episodios de desorientación o la pérdida de percepción del entorno que rodea la persona con deterioro cognitivo.

Además de tener problemas para realizar actividades cotidianas, se hacen muy frecuentes los ataques de ansiedad, ira o depresiones.

Demencia grave o deterioro cognitivo avanzado

En los casos más graves de deterioro cognitivo, las pérdidas de memoria son tan notables que la persona no puede realizar incluso las actividades básicas. Cosas tan simples para una persona como comer o ir al lavabo para hacer sus necesidades parecen haberse borrado de la mente, haciendo que la persona dependa de otros para cubrir sus necesidades. También es peligroso que estén solos, sobre todo en la calle, porque no saben dónde se encuentran y pueden perderse con suma facilidad.
Este extremo suele tener su origen en enfermedades como el Alzheimer avanzado y otro tipo de patologías mentales.

¿Cómo tratar el deterioro cognitivo según su tipo?

A pesar de los esfuerzos por frenar el deterioro cognitivo con un tratamiento, por el momento la ciencia solo ha logrado avances en ralentizar el problema y aumentar el tiempo que el paciente puede vivir de forma independiente.

Para que los tratamientos funcionen lo mejor posible se necesita un diagnóstico precoz. Cuando antes se identifiquen los síntomas de deterioro cognitivo, más y mejores tratamientos se pueden aplicar en función de la enfermedad que lo cause. Algunos ejercicios para activar el cerebro y la memoria, como los puzzles o seguir un horario concreto todos los días para hacer las cosas se han mostrado muy eficaces para que las patologías no avancen.

En otros casos se necesitan fármacos específicos, como es el caso de la levodopa para aliviar los síntomas del Parkinson y suministrar al cuerpo la dopamina que el cerebro ya no genera.

Disponer de la orientación médica adecuada es fundamental para un diagnóstico precoz y la prescripción del tratamiento adecuado por parte de profesionales. En Seguros Catalana Occidente contamos con el seguro bienestar senior, pensado para cuidar de la salud de las personas mayores con servicios médicos y de acompañamiento a la dependencia de alta calidad.

Hacer ejercicio, útil contra el deterioro cognitivo en el adulto mayor

Mientras esperamos que llegue el tratamiento definitivo contra el deterioro cognitivo, hay algo que todos podemos hacer para reducir las posibilidades de que nos afecte. Varios estudios han demostrado que practicar ejercicio físico y mental ayuda en este sentido, incluso cuando se empieza a realizar a una edad avanzada.

Por ello, es muy importante que todos nos esforcemos por mejorar nuestra calidad de vida y nuestra salud con buenas prácticas. Una alimentación equilibrada combinada con la práctica de deporte y actividad mental hará que no solo vivamos más años, sino que disfrutemos de una vida plena e independiente durante más tiempo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − siete =