Diferencias entre cuenta de ahorro y seguro de ahorro

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.7 basado en 3 valoraciones

Qué es una cuenta de ahorro y qué es un seguro de ahorro

Existen diversos instrumentos para ahorrar, y para lograrlo al mismo tiempo que obtienes una interesante rentabilidad a tu dinero, te adelantamos que contar con la estrategia correcta es la alternativa estrella para que tu sistema de ahorro no falle.
En este post te explicamos qué es un seguro de ahorro y sus puntos diferenciadores con respecto a una cuenta de ahorro.

¿Qué es un seguro de ahorro y qué es una cuenta de ahorro?

Un seguro de ahorro es una excelente opción que ofrecen las aseguradoras para que puedas obtener rentabilidad de tu dinero y ahorrar a medio y largo plazo. Además te permiten incorporar, a diferencia de la cuenta de ahorro, garantías complementarias como bien puede ser los casos de invalidez o fallecimiento, entre otros.

El funcionamiento de un seguro de ahorro es sencillo, ya que a través de una cómoda prima que puedes abonar mediante la periodicidad que elijas, disfrutas de sus ventajas. En este caso, la vinculación entre la compañía y el asegurado se formaliza con un contrato donde figuran todas las condiciones entre las que se encuentra el plazo que debe transcurrir hasta que puedas rescatar tus ahorros, un periodo de tiempo que suele prolongarse entre 2 y 5 años o bien hasta que te jubiles.

¿Qué es una cuenta de ahorro?

Una cuenta de ahorro es un depósito que sirve para acumular capital obteniendo cierta rentabilidad que viene condicionada por el acuerdo previo con la entidad bancaria donde se realice el depósito. Los bancos suelen ofrecer multitud de productos con tipos de interés diversos.

Las diferencias entre la cuenta y el seguro de ahorro

Tanto el seguro como la cuenta, son sistemas de ahorro que tienen una finalidad muy similar, sin embargo, existen diferencias notables entre ambos:

  • Los seguros de ahorro son más flexibles que las cuentas de ahorro en cuanto a las aportaciones que se realizan y el plazo que se acuerda para rescatar el capital. En una cuenta de ahorro, se suele imponer una sola aportación al principio sin posibilidad de incrementar el ahorro más allá de las fluctuaciones del tipo de interés.
  • En el caso del seguro, la compañía aseguradora te garantiza que las condiciones de la póliza serán las mismas durante toda la duración del seguro. Solo variará la rentabilidad en función del tipo de producto contratado y del momento del mercado financiero.En una cuenta de ahorro, la entidad bancaria solo se compromete a avisarte con tiempo suficiente de los cambios que quiera hacer en las condiciones de la cuenta.
  • A diferencia de la cuenta de ahorro, en los seguros se pueden añadir garantías complementarias y otros servicios que enriquecen y aportan valor añadido a tu póliza. Un ejemplo de ello pueden ser la posibilidad de realizar un testamento de forma online, optar por una segunda opinión médica para enfermedades graves, beneficiarte de una atención médica telefónica durante las 24h e incluso actuar ante determinados casos de fallecimiento.
  • Los seguros y las cuentas de ahorro tienen una fiscalidad distinta.
    • Durante la vida del producto, en un seguro de ahorro la rentabilidad que se vaya acumulando no tributa hasta el momento de la disposición del ahorro. En las cuentas tributa según se vaya asignando la rentabilidad a la cuenta. Por este motivo la rentabilidad financiero fiscal de un seguro de ahorro es mejor.
    • En caso de fallecimiento del titular el beneficiario del seguro podrá aplicarse una reducción en el impuesto sobre sucesiones por percibir un seguro de vida, por el contrario, en las cuentas no podrán aplicarse esta reducción.

Por qué hay que escoger un seguro de ahorro

¿Quieres un plan con el que seguro que ahorras?, Entonces, lo ideal es dirigirte a una buena compañía aseguradora y dejarte asesorar por profesionales que te informarán sobre la mejor póliza para ti. Por ejemplo, si eliges un seguro individual de ahorro a largo plazo (SIALP), puedes beneficiarte de múltiples ventajas:

  • Gran flexibilidad: Tú tomas la decisión sobre el importe de tus aportaciones, si prefieres cambiar la periodicidad de las mismas o realizar pagos extraordinarios.
  • Liquidez: puedes disponer de tus ahorros desde el primer año, sin penalización.
  • Garantías complementarias: los seguros de ahorro te ofrecen otros beneficios junto con su función básica. Por ejemplo, puedes optar a servicios médicos tan interesantes como una segunda opinión médica, rehabilitación cardíaca o atención médica telefónica las 24 horas.
  • Ventajas fiscales: tal como adelantábamos, si cuentas con un seguro de ahorro, no tributas hasta el momento del rescate.
  • Capital adicional: los seguros de ahorro tienen la ventaja de ofrecerte capital adicional en caso de fallecimiento, invalidez permanente y absoluta así como en si sufres una enfermedad grave.

Conclusiones

Los seguros de ahorro tienen funciones muy similares a la cuentas de ahorro. Sin embargo, los seguros de ahorro son instrumentos financieros que pueden proporcionar ventajas más interesantes que los depósitos en entidades bancarias:

    • Gran flexibilidad en las aportaciones.
    • Liquidez.
  • Garantías complementarias.
  • Ahorro fiscal.
  • Capital adicional en situaciones determinadas.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 15 =