Efectos del alcohol a largo plazo

Efectos del alcohol a largo plazo

Con el verano y el buen tiempo, aumenta el número de personas que salen a tomar algo después de la jornada laboral o que, durante el fin de semana, se sientan en una terraza a descansar y se piden una cerveza o una copa de vino para refrescarse.

Tomarse una copa de vez en cuando no es, de por sí, algo negativo. Incluso hay quien defiende que una copa de vino de forma puntual puede ayudar a mejorar la regulación de la sangre y la actividad cerebral (aunque no está comprobado científicamente y hay muchos detractores de esta opinión).

El alcohol se vuelve un problema cuando nos excedemos en su consumo. Entonces, ¿cuáles son los efectos del alcohol en el organismo a largo plazo?

Consecuencias neurológicas

Cerebrales

Se produce un deterioro cognitivo general que afecta a la memoria (especialmente a la que tiene relación con sucesos recientes) y a la coordinación. Además, un consumo elevado de alcohol durante un largo período de tiempo puede provocar ansiedad, estrés, agresividad y derivar en depresión.

Sistema nervioso

Este consumo prolongado afecta al sistema nervioso. Podemos notar estas consecuencias con la aparición de temblores, problemas de visión e incluso en una reducción de nuestros reflejos.

Consecuencias más graves

El consumo excesivo de alcohol puede acelerar procesos de Alzheimer, demencia senil y producir alucinaciones graves y recurrentes, pudiendo llegar a la psicosis.

Efectos del alcohol en el cuerpo: consecuencias físicas

Cardiovasculares

Tanto el corazón como los vasos sanguíneos pueden sufrir graves consecuencias al consumir alcohol de forma excesiva: arritmias, insuficiencia cardíaca, arteriosclerosis e hipertensión arterial entre otros.

Gastrointestinales

Afecciones en esófago, estómago, hígado y páncreas. Inflamación de todos estos órganos, úlceras e incluso cáncer.

Otros efectos

El consumo de alcohol suele provocar, a medio o largo plazo, procesos de anemia. Además, pueden aparecer manchas en la piel y alteraciones digestivas derivadas de una enfermedad llamada pelagra, muy relacionada con el consumo de alcohol ya que es causada por la falta de algunas vitaminas derivadas de su ingesta excesiva, rutinaria y prolongada en el tiempo.

Estos son algunos de los efectos del alcohol a largo plazo. Pero no por ello debemos descuidar las consecuencias del consumo a corto plazo, ya que pueden suponer un claro peligro en el desempeño de nuestras acciones y tareas diarias, tanto para nosotros mismos como para otras personas. En este sentido, por ejemplo, en otro artículo hablamos sobre los peligros de conducir con resaca.

Recuperarse de algunas de las consecuencias derivadas del consumo de alcohol y de cualquier enfermedad puede afectar al desarrollo de nuestra rutina diaria, por eso, en el caso de tener algún tipo de percance que implique la necesidad de ser hospitalizado es importante estar bien protegido. Para ello, en Seguros Catalana Occidente ponemos a tu disposición el seguro de indemnización diaria, que te garantiza una indemnización en caso de hospitalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *