Empresas sostenibles o cómo invertir en sostenibilidad puede hacer crecer tu negocio

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

Cada vez tenemos más claro que necesitamos desarrollar modelos productivos eficientes, empresas sostenibles que mantengan una línea de progreso sin sacrificar los recursos que nos proporciona nuestro planeta. Muchos negocios cuentan con proyectos de inversión sostenible, aunque aún no se invierte lo suficiente en este tipo de desarrollo.

En este post hablaremos de cómo ser una empresa sostenible, los motivos y las ventajas que tiene apostar por este modelo para asegurar el futuro de tu negocio y el medio ambiente.

Sostenibilidad en las empresas o cómo apostar por una inversión sostenible

¿Qué es una empresa sostenible? Dicho de un modo sencillo, es un negocio cuyas decisiones, acciones y modelo de trabajo buscan reducir al máximo su impacto para no acabar con los recursos del planeta.

Lo cierto es que desarrollar empresas sostenibles ya no es una elección, como bien nos recuerdan los foros internacionales en los que se analiza la situación de la tierra. Estamos en un punto en el que, si no se toman medidas, el daño que estamos haciendo al medio ambiente será irreversible.

Esto hace que cada vez más gente elija empresas que ejecuten acciones de responsabilidad social corporativa, sobre todo las relacionadas con reducir su impacto en la naturaleza. Por tanto, una de las ventajas de apostar por este modelo es que mejora tu imagen de cara al público, y te posiciona como una opción a tener en cuenta.

Otro de los beneficios de apostar por la inversión sostenible viene en forma de ayudas para la transformación, y que se pueden aprovechar para convertirse en una empresa más sostenible. También existen programas de apoyo a la transformación por parte de las CC. AA. o las Cámaras de Comercio, cuyo objetivo es ayudar sobre todo a las Pymes que quieren avanzar en este camino.

¿Cómo ser una empresa sostenible?

La verdad es que una inversión sostenible no se debe convertir solo en un lavado de cara o en una forma de reducir gastos, por ejemplo buscando fórmulas para consumir menos energía. El objetivo tiene que ser sobre todo comprometerse con el medio ambiente y la humanidad, desarrollando un modelo de negocio con impacto “0”, o con el menor posible. Aunque es evidente que también debe ser rentable para seguir funcionando.

Algunas de las acciones para ser una empresa sostenible no son demasiado complicadas. De hecho, comienzan por hacer que todo el mundo tenga conciencia y valores medioambientales. Puedes empezar por cosas como estas:

  • Optimizar el consumo energético. Aprovechar la luz natural, mejorar el aislamiento o utilizar sistemas de bajo consumo te ayudarán a consumir menos energía y por tanto producir un impacto menor.
  • Aprovecha los recursos de proximidad. Cuando necesites comprar algo, busca proveedores que estén en tu zona. Así consumirás menos transporte y por tanto menos impacto ambiental. Además, fomentarás las buenas relaciones y la actividad en tu entorno.
  • Apuesta por la economía circular. Una de las acciones que nos está llevando a consumir más recursos de los que disponemos es la filosofía de usar y tirar. En lugar de esto, las empresas sostenibles apuestan por implantar las 3R en su proceso de trabajo:
    • Reducir el consumo de artículos (papel, bolsas de plástico, productos de un solo uso, etc.).
    • Reutilizar en lugar de tirar (mejor arreglar lo que se ha roto que comprar algo nuevo)
    • Reciclar para que los materiales tengan una nueva vida.
  • Usar medios de transporte ecológicos. Si en vez de coger el coche nos movemos en bicicleta o transporte público, estaremos ayudando a reducir nuestra huella de carbono. Si no fuera posible (la distancia a la empresa o la logística requiere utilizar vehículos), invertir en vehículos menos contaminantes como coches eléctricos o híbridos es una buena opción a medio y largo plazo.

Recuerda: no tenemos un “planeta B”

Nuestro planeta produce gran cantidad de recursos, pero no son ilimitados. Por eso, la sostenibilidad en las empresas es un paso necesario, tanto o más que la transformación digital, otro de los cambios en los que estamos enfrascados.

Las acciones de responsabilidad social corporativa nos ayudarán a seguir avanzando, sin que esto suponga un problema para los humanos del futuro.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =