¿Estás usando correctamente las luces antiniebla?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Cuándo utilizar las luces antibiebla delanteras y traseras

Una de las claves de una conducción eficiente y segura radica en el uso adecuado de las luces del vehículo. Un automóvil cuenta con un completo sistema de alumbrado diseñado para cumplir con diversas funciones, por lo que debemos aprender a usar las luces concretas para cada situación al volante. Así, la DGT señala muy claramente cuándo debemos encender las luces antiniebla.

Todos los coches deben tener, como mínimo, una luz antiniebla trasera izquierda roja. De todos modos, muchos modelos también cuentan con otras en los lados traseros y delante. Su función es muy simple, a la vez que importante: ayudar a que nuestro coche se vea fácilmente.

 

Cuándo usar las luces antiniebla

Si hacemos caso a la normativa oficial, debemos  tener en cuenta que las luces antiniebla delanteras tienen que usarse en tramos de vías estrechas de muchas curvas, o en condiciones meteorológicas que entorpezcan la visibilidad, como niebla, lluvia muy intensa o nubes de humo y polvo.

Por su parte, las luces antiniebla traseras deben encenderse en los mismos casos de condiciones climatológicas adversas, aunque hay que tener cuidado con su uso. Hay que tener en cuenta que son luces muy potentes diseñadas para ofrecer una gran visibilidad, por lo que pueden acabar molestando a los conductores que van detrás si realmente no hay una situación que justifique su uso.

Este mal uso de las luces antiniebla es motivo de sanción, según la DGT. Y lo mismo ocurre cuando muchas veces se encienden las luces delanteras para mejorar la visibilidad en la conducción por la noche. Hay que tener en cuenta que en la mayoría de los modelos funcionan a la vez las delanteras y traseras, por lo que podemos causar problemas importantes a los conductores que circulan detrás de nosotros.

¿El mejor consejo para asegurarnos de que usamos correctamente las luces antiniebla? Sin duda, dedicar unos instantes para considerar si las condiciones de nuestro entorno encajan con las que la DGT define como adecuadas para el uso de estos faros durante la conducción.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?