¿Cómo afecta el estrés tecnológico a la hora de conducir?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

¿Por qué debes evitar el estrés tecnológico al volante?

El desarrollo tecnológico que hemos vivido en los últimos años hace que vivamos rodeados de todo tipo de gadgets. Los modelos de coches más novedosos también incorporan diversos elementos tecnológicos diseñados para ayudarnos a conducir, pero sus ventajas pueden verse ensombrecidas si dejamos que nos dominen y acaben provocándonos el conocido como estrés tecnológico.

Demasiados datos a manejar

Los coches más modernos incorporan numerosos dispositivos que ofrecen información sobre la conducción – los detectores de señales de tráfico o de ángulo muerto y los sensores de aparcamiento, entre otros muchos -, que representan una avalancha importante de datos para el conductor. Mantener todos estos sistemas bajo control puede representarnos un gran estrés, que nos acabe agotando y distrayendo nuestra atención del volante.

Hay que tener en cuenta que tanta cantidad de información recibida de forma simultánea puede acabar convirtiéndose en un problema para nuestro cerebro y bloquearlo. Si esto ocurre, no podremos reaccionar de manera adecuada ante cualquier circunstancia de la conducción.

Las consecuencias del estrés tecnológico

Cuando estamos conduciendo y nos sentimos tensos porque no podemos conectarnos a un dispositivo móvil, experimentamos estrés tecnológico. La ansiedad que genera este trastorno hace que no nos relajemos al volante, y que no podamos concentrarnos lo suficiente como para tener una conducción segura.

Asimismo, hay que tener en cuenta que el estrés tecnológico también puede afectar a esas personas mayores de 40 años que tienen problemas para familiarizarse con las aplicaciones y herramientas informáticas. Por lo tanto, tener que usar algunos de estos sistemas del coche durante la conducción puede resultarles un motivo de estrés añadido.

¿Cómo evitar el estrés tecnológico?

Evitar el estrés tecnológico mientras conducimos es un factor esencial para garantizar nuestra seguridad. Para conseguirlo, es importante que optemos por aplicar el sentido común. Parar el coche y recurrir a alguna técnica de relajación antes de seguir conduciendo es una recomendación básica para asegurarnos de que conducimos en las mejores condiciones posibles.

Asimismo, los expertos en seguridad de la conducción recomiendan que antes de ponernos al volante de un coche conozcamos bien todos sus sistemas tecnológicos, para que no tengamos dudas sobre su uso.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?