Qué medidas adoptar para evitar accidentes domésticos infantiles

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Pequeñas medidas para evita que los pequeños de la casa tengan accidentes

Los niños no paran quietos. Quieren jugar, saltar y  descubrir todo lo que tienen a su alrededor. Estos juegos pueden acabar provocándoles un accidente, aun cuando los adultos estamos atentos. Para reducir este riesgo, es tarea de los padres procurar que su casa sea un espacio lo más seguro posible, para evitar accidentes domésticos infantiles.

Consejos para evitar caídas

Uno de los accidentes domésticos infantiles más habituales son las caídas. Para evitarlas, los padres debemos quitar del suelo cualquier obstáculo y evitar superficies que resbalen o con las que pueda tropezarse, como una baldosa o una lámina del parqué levantada.

Asimismo, también hay que tener en cuenta que las ventanas y escaleras pueden ser muy peligrosas para un niño. Las barandillas, pasamanos y rejas deben estar presentes en nuestro hogar mientras nuestros hijos crezcan. Al igual que los sistemas de bloqueo para puertas y ventanas.

El peligro de las intoxicaciones

Los medicamentos y productos de limpieza e insecticidas son uno de los grandes peligros para los niños. Es imprescindible colocarlos fuera de su alcance y, sobre todo, evitar que se mezclen con alimentos para que los niños no se confundan.

El fuego, un gran peligro para los niños

Evitar que los niños se acerquen al fuego es imprescindible para que nuestros hijos no tengan accidentes importantes en el hogar. El horno, sartenes, ollas y planchas son un peligro potencial para sus ganas de jugar, así que es importante que no entren en estas zonas. Por supuesto, tampoco deben tener a su alcance mecheros o cerillas. Y en invierno, deberás tener también en cuenta la estufa.

La electricidad

Los aparatos eléctricos pueden dañar seriamente a nuestros hijos, ya que no son conscientes de cómo deben usarlo. Evitar que los usen mojados o estando descalzos es indispensable, así como el uso de los enchufes giratorios o de enclavamiento profundo.

Las heridas

Finalmente, debemos procurar que los niños no se produzcan heridas a sí mismos con elementos cortantes. Evitar que tengan a su alcance cuchillos, tijeras y objetos con aristas es indispensable para su seguridad. Especialmente importante es vigilar lo que dejamos en el fregadero, un lugar al que los niños pueden acceder fácilmente y donde es habitual que haya utensilios de cocina que pueden dañarles.

Si sigues al pie de la letra todos estos consejos, todas estas medidas serán de gran ayuda para evitar accidentes domésticos infantiles en tu hogar.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =