La fiscalidad de los seguros de vida según el beneficiario y el seguro elegido

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

Fiscalidad seguros de vida ahorro

Sabemos que la fiscalidad de los seguros de vida es una de esas dudas metafísicas que parecen no tener una respuesta clara, pero vamos a intentar respondértela en éste artículo, así que no tengas miedo a la terminología aseguradora, vamos a intentar ser claros.

La calificación fiscal de un seguro de vida va a depender primero de quién sea el beneficiario.

Cómo tributan los seguros de vida ¿En sucesiones y donaciones o en IRPF?

Si partimos de la opción de que el tomador y el beneficiario serán la misma persona el impuesto por el que deberás tributar será el de IRPF para personas físicas, es decir, para cualquier persona como nosotros.

En el caso de una empresa o personas jurídicas, se tributará por el impuesto de sociedades.

Tomador = Beneficiario -> Impuesto de la renta para personas físicas (IRPF)

Si por el contrario tomador y beneficiario van a ser personas distintas nos encontraremos ante 2 supuestos:

  • Si no hay relación laboral, tributará por el impuesto de sucesiones si existe fallecimiento y donaciones si no lo hay.
  • Tributará por IRPF si existe una relación laboral entre ellos como una renta del trabajo, éste puede ser el caso de los seguros de vida que tenemos con nuestra empresa.

Por esta razón es tan importante la figura del beneficiario en una póliza de vida, ya que va a ser muy relevante en cómo debe tributar y en base a qué impuesto, quién acabe cobrado el capital del seguro, además de los beneficios fiscales que podrían existir en caso de defunción.

Debes empezar entonces por revisar cómo se encuentran tomador y beneficiario para entender cómo tributan los seguros de vida, y una vez aclarado esto, seguimos con los diferentes tipos de póliza que existen.

Los beneficios fiscales de un seguro de vida riesgo

El seguro de vida riesgo es aquel cuyo capital asegurado se abona tres el fallecimiento del asegurado de la póliza o tras sufrir una invalidez permanente o absoluta. Éste es el tipo de póliza que todos conocemos como seguro de vida.

  • En caso de fallecimiento, los beneficiarios suelen ser personas distintas al titular del seguro, lo cual es muy importante para entender los beneficios fiscales de un seguro de vida riesgo.

Si el tomador y el beneficiario son personas distintas, el impuesto que corresponderá será el de sucesiones y donaciones, lo que permitirá además que se puedan aplicar deducciones que la ley otorga a las prestaciones derivadas de un seguro de vida.

Al tratarse de un fallecimiento, existen unas deducciones y bonificaciones a la hora de tributar.

  • En cambio, si se trata de una invalidez, lo habitual es que tomador y beneficiario coincidan y entonces la tributación corresponde al IRPF. Y se considerará rendimiento del capital mobiliario todo el dinero que se haya generado por la rentabilidad del seguro.

Cómo funciona la fiscalidad de los seguros de vida ahorro 

La tributación de los seguros de vida ahorro standard se calculará:

Rentabilidad del seguro = Capital percibido – capital aportado

Al tributar como IRPF las prestaciones de los seguros de vida irá a la base especial de ahorro, y tendrá una retención del 19% en el momento del cobro, que posteriormente podría regularse entre un 19% y 23% en función del dinero que percibas finalmente.

Existen seguros de vida ahorro con características fiscales especiales, sería el caso de los planes individuales de ahorro sistemático o PIAS y los seguros individuales de ahorro a largo plazo o SIALPS.

Tanto los PIAS como los SIALPS tienen la particularidad de que tomador, asegurado y beneficiario deben ser siempre la misma persona.

Las ventajas fiscales de los PIAS podrán verse claramente en el momento del cobro, ya que todo el beneficio acumulado quedará exento de impuestos siempre que éste se perciba, transcurridos al menos 5 años, en forma de renta vitalicia.

Las ventajas fiscales de los SIALP se basan en que estarán exentos de tributación sus rendimientos del capital mobiliario y se cobran transcurridos 5 años desde su constitución.

Si vamos a cobrar en forma de renta vitalicia, un porcentaje de la pensión disminuye cuanto más joven eres a la hora de iniciar el cobro, por ejemplo:

  • Si tiene menos de 40 años, deberás tributar el 40%
  • Si tienes más de 70 años, sólo tributarás el 8%.

Cuando se trata de rentas temporales, en función de los años que dure la renta, se tributará por unos porcentajes diferentes.

En caso de fallecimiento en los seguros de vida ahorro, el dinero que percibas estará sujeto al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, y está regulado por cada Comunidad Autónoma y sujeto a sus propias reducciones.

El plan de previsión asegurado (PPA) es la excepción en cuanto a la fiscalidad de los seguros de vida ahorro, puesto que tienen un tratamiento similar al de un plan de pensiones, aquí las prestaciones que vayas a cobrar se consideran rendimientos de trabajo y tributan en IRPF, con las mismas reducciones que serán de aplicación para los planes de pensiones.

Por tanto, para tener claro cómo va a tributar tu seguro de vida debes saber:

  • ¿Son el mismo el beneficiario y el tomador?
  • ¿Se trata de un seguro de vida riesgo o un seguro de vida ahorro?
  • ¿Qué pasa en caso de fallecimiento o invalidez?
  • ¿Cobraré lo que ahorre de una vez, en varias veces o cómo un sueldo mensual?

Sabiendo responder a estas preguntas con el seguro que tienes contratado, y las conclusiones que te hemos dado en función de las respuestas, ya sabes cómo tributará tu seguro de vida.

¿Necesitas más ayuda? Contacta con un agente de Seguros Catalana Occidente y te asesorará resolviendo todas tus dudas

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + diecinueve =