Fluido no newtoniano: ¡experimenta con los peques!

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 3 valoraciones

fluido no newtoniano, fluido no newtoniano ejemplos, fluido no newtoniano casero

Te proponemos que hagas magia con los más peques de la casa mientras reciben una lección de física y química que nunca olvidarán. Este fin de semana experimenta con el “fluido no newtoniano” y verás como disfrutáis.

¿Qué es el fluido no newtoniano?

Se trata de un curioso fluido que tanto puede ser líquido como sólido en función a la presión que le apliques. Se llama así para contraponerlo a los fluidos newtonianos cuya viscosidad es constante en el tiempo. Con un ejemplo de fluido newtoniano se verá más claro: el agua, es un fluido newtoniano, es siempre líquida, mientras que algunos pegamentos, pasan de estado líquido a sólido en un tiempo determinado. Por lo tanto éstos son fluidos no newtonianos.

¿Cómo fabricar fluido no newtoniano casero?

El experimento que te proponemos es realmente sencillo de hacer además de muy económico.  Seguro que los pequeños les encantará hacerlo contigo, como si tratase de un truco de magia.

Sólo necesitarás un poco de agua, maicena y un recipiente grande para hacer la mezcla.

Lo primero que tendrás que hacer es echar la maicena en el recipiente. A continuación echas un poquito de agua y lo mezclas, bien con tus manos, bien con algún tipo de espátula de cocina.

La textura de la mezcla debe ser parecida a una masa de pastel o puré que quede manejable, pero no líquido del todo.

Cuando hayas conseguido esta masa, podrás empezar a experimentar con el líquido no newtoniano de fabricación casera. Resulta muy curioso ver cómo, si lo tratas con suavidad, sigue líquido, en cambio, si lo haces aplicando fuerza, se volverá sólido por completo.

Haz una bolita de masa, como si fueras a hacer una pizza y luego abre la mano… ¡verás que se derrite “como por arte de magia” entre tus dedos!

Incluso si eres más atrevido, puedes poner toda la mano dentro del recipiente ejerciendo fuerza y darle la vuelta ¡sin que caiga ni una gota!

Si metes la mano suavemente, actuará como un líquido, mientras que si le aplicas mucha presión, como dándole “un puñetazo”, actuará como un sólido.

Nuestro consejo, hazlo en la cocina o en algún lugar que te sea fácil de limpiar después de experimentar y… ten a mano un grifo de agua “newtoniana” cerca para ir lavándote. ¡Verás lo divertido que lo pasarás y cómo se entretendrán los peques de la casa!

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 5 =