Guía de devolución de regalos después de Navidad

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3 basado en 1 valoraciones

Devolución de regalos: ¿has comprado en tienda física o por Internet?

 

¿Quién no ha recibido un regalo de Navidad que no le gusta, o tiene algún defecto? Cada vez es más frecuente que después de las fiestas muchas personas necesiten hacer devoluciones de los regalos. ¿Cómo hacerlo?

Además, en los últimos tiempos cada vez más se compran los regalos por Internet, lo que genera dudas sobre las devoluciones cuando no podemos presentarnos en una tienda física con el ticket. Por tanto, merece la pena que conozcamos algunos datos básicos sobre la devolución.

Los plazos de devolución

La legislación española marca un plazo de 7 días para la devolución de cualquier producto, excepto que el vendedor marque otras fechas, siendo el período de un mes el más habitual para la mayoría de los productos. Igualmente, si no se informa al consumidor sobre el plazo de derecho a devolución, este se ampliará a 3 meses. Por supuesto, este tiempo se cuenta desde la recepción de la mercancía y no desde la fecha de encargo.

El derecho a devolución en Internet

Muchas personas piensan que un objeto comprado por Internet no puede devolverse, pero la verdad es que se aplica en estos casos la misma normativa que en las compras presenciales. Es decir, este derecho solo no se aplica para casos muy especiales, como por ejemplo:

-Productos personalizados a los que no se puede dar un segundo uso.

-Productos perecederos que caducan rápidamente

-Discos y programas informáticos que hayan sido desprecintados y no se sepa si se han usado.

Por supuesto, cualquier otro tipo de producto comprado es normal que se haya abierto para comprobar que es realmente lo que hemos comprado y que está en buenas condiciones.  Por lo tanto, ningún vendedor puede negarse a hacer la correspondiente devolución.

¿Quién paga la devolución?

En las tiendas físicas, es importante que tengas en cuenta que muchas empresas no reembolsan el pago del importe en las devoluciones de sus productos; sino que optan por otras opciones como descuentos por el mismo valor para próximas compras en el mismo establecimiento, con o sin caducidad.

Por otro lado, si has comprado cosas por Internet, seguro que te has dado cuenta de que, mientras muchas veces es la propia empresa la que cuenta con una política de devolución y un servicio de postventa beneficiosos para el consumidor, en ocasiones los gastos de envío de la devolución corren por cuenta del comprador. Y puede tener un coste elevado si la empresa se encuentra lejos nuestra ciudad, o incluso en otro país.

La verdad es que no existe una normativa general que diga quién debe hacerse cargo de este coste, sino que todo depende de las condiciones de compra especificadas en la web, que debes leer bien antes de seguir adelante con el proceso.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − trece =