Guía para hacer una mudanza y no morir en el intento

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

¿Cómo sobrevivir a una mudanza?

 

La necesidad de organizar múltiples factores en muy poco tiempo y en muy poco espacio, decidir qué conservar o qué desechar (incluso cosas que no recordabas que tenías)… Hacer  una mudanza puede ser una situación estresante, especialmente si es la primera y no tenemos experiencia previa. Por esta razón, es importante que tengamos en cuenta unas pautas básicas.

La preparación previa: ¿cuánto tiempo necesito?

Hacer una mudanza no es una cuestión de 4 días. Los expertos en el tema recomiendan que se empiece a preparar el proceso 2 meses antes y, a ser posible, que la programemos para las fechas en que estamos de vacaciones. Además, debemos tener en cuenta que disponemos de 2 días para ausentarnos del trabajo legalmente por este motivo.

El material que necesitamos

Empaquetar todo lo que tenemos en casa no es una tarea fácil. Conseguir que nuestras pertenencias lleguen al nuevo domicilio en perfectas condiciones requiere que lo empaquetemos todo con sumo cuidado, y que recurramos a bolsas, papel de embalar, papel de burbujas y cinta adhesiva para asegurar que los paquetes están perfectamente protegidos. Unas etiquetas nos serán indispensables para facilitar la organización de los paquetes.

Elegir la furgoneta adecuada

Igualmente, es indispensable que dediquemos un rato a elegir la furgoneta de mudanzas que encaja mejor con nuestras necesidades de transporte. Un modelo con capacidad de 3,3 m2 nos sirve para trasladar pequeños muebles, cajas, maletas y paquetes, pero si pretendemos llevar en un solo viaje todo el contenido de un piso de 3 habitaciones deberemos recurrir a una furgoneta con capacidad de 15 m2.

Recuerda que en una mudanza el orden sigue siendo la mejor forma de optimizar el espacio. Colocar los bultos grandes primero y las cajas por encima nos ayudará a aprovechar el espacio al máximo y a evitar hacer un número interminable de viajes.

Los consejos básicos

La cocina y el baño deben ser las dos estancias por las que iniciemos la mudanza, ya que contienen los elementos básicos para el día a día. Es importante que empaquetemos las cosas de ambos espacios por separado, para que nos resulte más cómodo encontrar lo que necesitamos.

La habitación debe ser el tercer espacio donde hagamos la mudanza, teniendo especial cuidado de empezar por la ropa para que las cajas no abulten  demasiado. Es recomendable que envolvamos el colchón para evitar que se manche durante el traslado.

A la hora de empaquetar, si el tamaño de los objetos te lo permite, es mejor no apostar por cajas grandes que dificulten el traslado y que se puedan romper por el peso. Debemos elegir las cajas más pequeñas para colocar los objetos más pesados, como es el caso de los  libros. Así, nos aseguramos de que sean más manejables.

En cuanto a las piezas frágiles, como las vajillas, usaremos papel burbuja para envolver cada elemento y colocaremos bolas de papel debajo y alrededor. También debemos tener cuidado de colocar los objetos más pesados al fondo de la caja y en la parte superior de la furgoneta.

El último paso de la mudanza debe ser la recogida de las plantas, que habremos tenido cuidado de regar poco los días anteriores al traslado. Para evitar que se dañen en exceso durante el viaje, podemos colocarlas en una caja abierta y envueltas en gomaespuma.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =