Infografía -Conducir con tormenta: lo que tienes que saber

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

La visibilidad y la velocidad son la clave para conducir con tormenta

 

Aunque el verano se caracteriza por ser una estación seca y calurosa, no es infrecuente que nos sorprenda una tormenta de verano en la carretera. Conducir en estas condiciones es especialmente peligroso, ya que podemos no estar tan preparados como lo estamos en invierno. La visibilidad es menor, pueden caer truenos y granizo, así como una importante cantidad de agua en muy poco tiempo. Para que estés preparado para conducir bajo una tormenta de verano, te damos los siguientes consejos:

 

Con visibilidad reducida evita las maniobras bruscas:

No hay nada peor que un movimiento rápido e inesperado cuando el asfalto está mojado, pues la distancia de frenado en estas condiciones se multiplica.

Para mejorar considerablemente tus condiciones de visibilidad es necesario tener la luna delantera del coche limpia. En verano se acumulan muchos más insectos y polvo que, con la acción del limpiaparabrisas, puede crear una capa oscura de suciedad que nos reste visibilidad.

Para evitar el empañamiento de los cristales por acción del vapor de agua, lo mejor es conectar el aire acondicionado para crear una corriente de aire seco para neutralizar.

Aumenta la distancia de seguridad y reduce la velocidad:

No sólo la seguridad real es mayor, también nos hará sentir más seguros y ser capaces de reaccionar de forma más eficiente. Aquí jugarán un importante papel la presión y profundidad de dibujo de las ruedas.

Unos neumáticos en buen estado son capaces de evacuar entre 5 y 10 litros de agua por segundo, pero si no están en perfectas condiciones puede que se produzca el efecto del aquaplanning, provocando que se pierda el control. Debemos reducir la velocidad para que las ruedas sean capaces de canalizar el agua hacia los lados.

Si has pensado esperar al final de verano para cambiar tus neumáticos deberías de saber que no es buena idea, si encuentras tormenta en la carretera y tus ruedas están desgastadas puede que no tengan la adherencia necesaria para evitar que patines y salgas del arcén. En caso de que tus neumáticos estén desgastados, reserva para el eje delantero los que estén en mejor estado.

Los rayos y el granizo:

 Si tienes que conducir con una tormenta con estas características, extrema la precaución con las recomendaciones ya mencionadas y permanece dentro del vehículo hasta que la tormenta haya pasado. Sube las ventanillas del coche, apaga la radio y no entres en contacto con las partes metálicas. Si detienes el vehículo, busca un lugar de parada lejos de vallas metálicas, tendidos eléctricos, charcos y otras zonas húmedas.

Lo mejor para sentirnos tranquilos a la hora de conducir es saber que nuestro coche se encuentra en perfecto estado, para que podamos llevar a cabo las maniobras de emergencia en caso de tener que evitar un posible accidente a la hora de conducir con tormenta.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − catorce =