Infografía: ¿Qué hacer en caso de daños eléctricos?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Descubre cómo actuar en caso de daños eléctricos en tu hogar

 

Aunque vivas en una casa con una nueva una instalación eléctrica, siempre existe el riesgo de avería. Una subida de tensión o un simple aparato enchufado que no funcione bien puede acabar causando daños en tu hogar o lugar de trabajo. Por eso, es importante que sepas qué debes hacer en caso de daños eléctricos.

Tener muy claras unas medidas de seguridad básicas te ayudará a reaccionar rápidamente cuando veas la posibilidad de un peligro eléctrico. Por eso, es importante que tengas muy claros los pasos a seguir si algo no va bien en tu hogar o despacho.

Las medidas de seguridad básicas ante un daño eléctrico

1.- Cortar la luz. Ante todo, cuando percibas algún problema en el sistema eléctrico de tu hogar es fundamental que desconectes rápidamente el interruptor general que da suministro de luz a tu casa. De esta manera, te asegurarás de reducir las posibilidades de  que haya una situación de peligro importante.

2.-Encuentra el origen del fallo eléctrico. El siguiente paso es detectar qué aparato eléctrico ha originado el problema y desconectarlo. Recuerda que el agua, además de materiales como el cobre, el acero o el aluminio son conductores de electricidad. Como aislantes de esta corriente, nos encontramos con la madera, el vidrio y el plástico de hule.

De todos modos, ten cuidado: si por cualquier motivo crees que  puede darte una descarga, no lo toques bajo ningún  concepto. Llama a un profesional, que contará con los recursos necesarios para hacerlo sin peligro.

3.-¿Se ha producido fuego? Si pese a tu rápida reacción, el daño eléctrico ha acabado originando un fuego, sólo debes intentar apagarlo si es de pequeñas dimensiones y cuentas con extintores que puedan ayudarte a hacerlo de manera eficaz. Si no es así, no te expongas a un peligro innecesario, que podría llegar a ser muy grave, y llama inmediatamente al 112.

Para terminar, y evitar que ocurran daños eléctricos en nuestro hogar, no conectes nunca aparatos que se hayan mojado y no los manipules si estas descalzo. Y es que muchas acciones cotidianas pueden ser causa de un fallo eléctrico o electrocución, como es el contacto directo con cables pelados o donde el aislante es defectuoso e insuficiente, o al intentar reparar aparatos eléctricos sin desconectarlos de la corriente.

Conocer estas medidas de seguridad básicas y saber reaccionar con la mente fría te ayudará a evitar los mayores peligros y daños posibles en caso de que se produzca cualquier daño eléctrico. ¡Merece la pena que las memorices! De esta manera, puedes evitar problemas muy graves para tu salud y tu hogar.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × dos =