Las trampas del pago con tarjetas de crédito

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.7 basado en 3 valoraciones

El pago con tarjetas de crédito puede acabar multiplicando nuestra deuda

Las vacaciones de verano traen aparejados más gastos de lo habitual, lo que puede hacernos caer en la tentación de usar las tarjetas de crédito para salir del apuro aplazando el pago de algunos gastos sino disponemos de dinero en efectivo en ese momento. Esto, que parece la mejor solución y la más práctica en la mayoría de ocasiones, puede acabar siendo una trampa para nuestra economía.

Una tarjeta de crédito puede ser muy útil, pero es importante que seamos conscientes de cómo la usamos para evitar caer en la trampa de acabar gastando mucho más de lo que era nuestro dispendio inicial.

El problema del pago aplazado

Hay que tener en cuenta que al crédito dispuesto se le aplica un interés de más del 20%, que puede llegar en muchos casos hasta el 27, pero lo que realmente puede encarecer la deuda contraída estas vacaciones es el tanto por ciento que se paga mensualmente sobre el capital dispuesto.

Muchas tarjetas te dan la opción de pagar un tanto por ciento mínimo de entre el 3 y el 5 % cada mes sobre el saldo dispuesto. El problema es que esto puede incrementar las cuotas muchísimo y, en consecuencia, alargar el pago y encarecerlo.

¿La solución para evitar caer en esta trampa?

Esencialmente, no caer en la tentación de hacer un pago aplazado de la deuda y liquidar el saldo dispuesto a final de mes, lo que en la mayoría de casos podremos hacer sin tener que abonar siquiera intereses. Además, merece la pena que elijamos alguna de las tarjetas que actualmente existen en el mercado, que devuelven una parte de las compras efectuadas. ¡Incluso podremos ahorrar un poco!

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?