¿Cómo mantenerse activo después de la jubilación?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Mantenerse activo  después de la jubilación, esencial para una buena calidad de vida

Cada vez vivimos más años, y en buenas condiciones físicas. Por lo tanto, dejamos de trabajar cuando aun podemos hacer muchas cosas y sentirnos realizados. Mantenerse activo después de la jubilación es esencial para que podamos disfrutar de esta etapa de la vida con plenitud.

Un envejecimiento activo

En los últimos años, la esperanza de vida ha aumentado mucho, y hoy en día se sitúa en torno a los 80 años para los varones y los 85 para las mujeres. Y se espera que esta cifra siga  aumentando en los próximos años.

En consecuencia, tendremos 25 años por delante después de jubilarnos, que debemos aprender a optimizar para disfrutar de una buena calidad de vida después de dejar de trabajar.

Después de la jubilación, tenemos la ilusión de poder hacer muchas cosas, ya que disponemos de tiempo y de una agenda vacía de obligaciones. Con el paso de los meses, lo más probable es que la dinámica relajada de la jubilación nos acabe atrapando lo suficiente como para caer en un estado de apatía.

Evitar esta situación pasa por planificar una jubilación activa, que nos permita seguir sintiéndonos útiles pese a ya no trabajar.

Nuevas actividades

No solo debemos sentirnos útiles por  el trabajo. Las actividades de ocio y cultura, así como el ejercicio físico, nos darán una oportunidad de autorealizarnos y de empoderar nuestra vida.

Ayudar a los demás también puede ser una gran opción para ocupar el tiempo que nos deja la jubilación sintiéndonos, además, útiles. Cada vez más personas jubiladas optan por el voluntariado como una manera efectiva de invertir su tiempo.

Estas actividades nos ayudan a sentirnos bien, a  evadirnos de la rutina y a descubrir que podemos mejorar nuestra actitud ante el entorno.

 Volver a estudiar

Otra de las grandes opciones para las personas que han dejado de trabajar es volver a estudiar.

Cada vez más jubilados vuelven a retomar los libros y entran en las aulas de la universidad para mejorar su formación académica y, además, abrir su mente a nuevos conceptos de vida. De esta manera, su mente sigue manteniéndose activa durante mucho más tiempo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − cuatro =