¿Qué sucede con mi seguro de coche si decido venderlo?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 4 valoraciones

El seguro de coche en la venta de vehículos usados

Contrataste un seguro de coche para tu vehículo hace muy pocos meses, y ahora has decidido venderlo. ¿Qué ocurre con la póliza firmada y las primas que no has consumido aun? Conocer las alternativas de que dispones a la hora de vender un coche usado, te ayudará a optimizar la contratación de tu seguro de coche y la propia venta.

La Ley 50/1980 del Contrato de Seguro

Esta ley señala que el vendedor de un coche usado puede elegir entre traspasar el seguro que ya tiene contratado al nuevo propietario del vehículo, o permanecer con la  aseguradora y contratar otra póliza para el próximo vehículo.

Traspasar el seguro de coche

Para poder traspasar el seguro de tu coche a su nuevo comprador, debes pedir la autorización a tu compañía aseguradora y proporcionarle los datos del que será su nuevo conductor. Con esta información, verán si es posible aceptar o no la petición de traspaso y comunicarán su decisión por escrito. Si rechazan la posibilidad de hacer un traspaso, tendrán que devolverte la prima no consumida.

Permanecer con la aseguradora

Si vendes el coche, lo más probable es que vayas a comprar uno de nuevo. Por lo tanto, puede interesarte quedarte con tu aseguradora. Tan solo tendrás que comunicar la venta del coche y la nueva adquisición para que la compañía cancele tu contrato y calcule la prima de la nueva póliza. Las primas no consumidas en el primer contrato se pasarán al nuevo.

Comunicación a la aseguradora

Tanto si optas por quedarte con tu aseguradora como por hacer el traspaso de seguro, es esencial que comuniques a tu compañía la venta de tu coche. Piensa que si el nuevo conductor tuviera un accidente sin haber regularizado su situación, sería tu aseguradora la que debería responsabilizarse. Además, si el nuevo dueño del coche tiene un perfil de más riesgo y no has informado de la venta, la aseguradora puede verlo como un acto de mala fe y una agravación del riesgo no comunicada.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?