Pasos a seguir: arregla un palé para hacer un mueble

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3 basado en 1 valoraciones

Antes de reciclar un palé necesitas adecuar la madera

La concienciación por la necesidad de cuidar el medioambiente hace que cada vez más optemos por el reciclaje en muchos aspectos de nuestra vida. Una excelente opción de decoración, que además resulta muy económica, es crear muebles reciclando materiales reutilizables, como los palés.

Reciclar palés nos permite disponer de muebles originales y resistentes y, además, nos permite dejar aflorar nuestra creatividad a la hora de diseñar piezas que se adapten a la perfección a nuestra decoración.

Cómo usar el palé para crear muebles

Los palés se encuentran muchas veces, antes de que los desechen, en la puerta de las tiendas y empresas que los usan para el transporte de productos. Puede que su aspecto en este momento no nos incite a pensar que pueden ser perfectos para crear un mueble, pero podemos mejorarlo más fácilmente de lo que parece.

Es importante que aprendamos como ponerlos a punto para que nuestros muebles resulten impecables con una preparación previa.

Empezaremos por lijarlos bien y eliminar cualquier astilla que esté suelta. Si queremos un resultado perfecto, es mejor que usemos una lijadora eléctrica y que les demos los últimos toques con una manual.

A continuación, debemos preparar la madera con un producto fungicida, que evitará el ataque insectos y hongos, así como humedades. Si apreciamos señales de carcoma, también podemos aplicar un líquido específico. De esta manera, aseguraremos la total desinfección de los palés y nos garantizamos que cumple con las condiciones higiénicas que necesitamos en nuestro hogar.

Igualmente, debemos vigilar que los clavos de los palés estén colocados de manera correcta, tanto para garantizar nuestra seguridad como para dar una buena estética a nuestro futuro mueble.

El siguiente paso en la preparación de los palés para nuestro mueble es limpiar el polvo y aplicar una imprimación que asegure una buena aplicación posterior de una mano de pintura. Cuando ésta esté seca, ya solo nos queda pasar una lija fina y aplicar un barniz incoloro que proteja la pintura del sol.

Ahora que ya sabes cómo arreglar un palé de madera, anímate a crear mesas, sillas e, incluso, sofás.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *