¿Qué es la pensión compensatoria en caso de divorcio?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.5 basado en 2 valoraciones

pensión compensatoria en caso de divorcio

La pensión compensatoria se basa en una prestación económica a favor de uno de los cónyuges y que debe ser abonada por el otro tras una separación o divorcio. Se otorga en situaciones en las que existe un desequilibro económico en uno de los cónyuges con respecto a la posición del otro. De ahí su nombre: es una pensión destinada a compensar económicamente la posición del cónyuge que ha salido desfavorecido tras el proceso de separación.

¿En qué casos se concede la pensión compensatoria, cuál será la cuantía y cuánto tiempo se debe aplicar? Esto lo decidirá el juez en base a ciertos criterios. Empecemos por saber cuándo se debe solicitar esta medida.

La pensión compensatoria: ¿cuándo debe solicitarse?

Para evitar problemas innecesarios a la hora de optar a la pensión compensatoria, es importante solicitar esta prestación durante el proceso de separación. Vale la pena tener esto en cuenta ya que, en caso de pedirla una vez que el divorcio se haya hecho efectivo, puede haber complicaciones para su fijación.

Cuando existe un desequilibrio económico

Es necesario que exista ese desequilibrio a favor de una de las partes para que ésta reciba la compensación. Hablamos de desequilibrio, no de necesidad. Es decir, aun contando con un empleo y sin problemas económicos, si hay un desequilibrio económico manifiesto el juez podría decidir incluir la vía de la pensión compensatoria.

El carácter temporal o definitivo de la pensión compensatoria

Hasta hace unos años no solía limitarse temporalmente. Actualmente, se tiende a establecerla durante un tiempo determinado y preestablecido por el juez. La forma en la que se suelen hacer los pagos es mes a mes, pero existe la opción de acordar un importe a pagar de una sola vez, siempre bajo decisión judicial.

Otros aspectos a valorar

Además, el juez también valorará aspectos como la edad de los cónyuges, el estado de salud, la cualificación y experiencia profesional, cuánto se han dedicado o podrán dedicarse a la vida familiar, recursos económicos o patrimoniales y cualquier otra circunstancia o aspecto que pueda tener cierta relevancia a la hora de decidir si se otorga o no la pensión compensatoria y las condiciones de la misma.

¿Cuáles son las consecuencias en caso de impago?

La sentencia que se dicte judicialmente obliga a cumplir de forma estricta con el pago de esta pensión en forma y plazos. El impago de la pensión compensatoria puede llevar a que el juez decida imponer una sanción económica, la retención del sueldo o el embargo de bienes. Y cuidado, porque puede ser peor: en caso de denuncia, el impago puede conllevar la comisión de un delito de abandono familiar y que implica penas de prisión.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *