Pensiones no contributivas: requisitos y últimas novedades

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.4 basado en 80 valoraciones
pensiones no contributivas 2022
  • La pensión no contributiva es una de las diferentes herramientas que el Estado español utiliza para garantizar el bienestar de la población de cara a la jubilación.
  • La pensión de invalidez compatible con actividades laborales compatibles con su discapacidad, siempre que no supongan un cambio en las capacidades ni supere el límite establecido.
  • Cuando se recibe una pensión no contributiva es necesario seguir cumpliendo con los requisitos cada año.
(Última actualización 5 de marzo de 2022)

En el año 2022, el Gobierno ha aprobado un aumento para las pensiones no contributivas del 3%. Una medida de la que se benefician cerca de 450.000 personas al cumplir los requisitos para acceder a esta prestación, con una cuantía máxima de 421,40€.

Lo cierto es que a menudo no pensamos en la jubilación hasta que no se acercan los últimos años de vida, pero con el aumento del coste de la vida, cada vez más gente se plantea abrir un plan de pensiones para complementar las prestaciones a las que se tenga derecho, una medida muy recomendable.

En este artículo hablaremos sobre qué requisitos se deben cumplir y cómo solicitar una pensión no contributiva, además de las novedades para este 2022.

Es posible beneficiarse de una pensión, aunque no se haya cotizado el mínimo de años.

Pensión no contributiva: ¿qué es?

Antes de hablar de qué requisitos se deben cumplir para tramitar la pensión no contributiva, empecemos explicando lo que son, porque es posible que no supieras que existen este tipo de prestaciones.

La verdad es que aunque no se haya cotizado la cantidad mínima de años, beneficiarse de una pensión es posible. Incluso cuando no se ha trabajado nunca, se puede pedir una pensión no contributiva. Esta es la diferencia más importante entre las pensiones contributivas y las PNC de jubilación, ya que las primeras exigen tener una cantidad mínima de años cotizados a la Seguridad social, bien trabajando por cuenta ajena, como trabajador autónomo o empresario.

La pensión no contributiva es una herramienta del Estado para garantizar el bienestar de la población cuando llega la jubilación. A diferencia de lo que se piensa, en España las pensiones contributivas están bien posicionadas respecto a la media de pensiones de jubilación en Europa.
Dependiendo del tipo de pensión, los requisitos que se exigen para ser beneficiario varían. Mediante las Comunidades Autónomas, el Gobierno gestiona cada una de ellas, incluidas las pensiones no contributivas 2022.

Veamos algunos detalles sobre los tipos de pensión que existen y cuáles son sus requisitos.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Requisitos para las pensiones no contributivas

Como ya hemos comentado, se puede acceder a una pensión no contributiva. ¿Pero qué tipos de pensiones no contributivas existen y qué requisitos se deben cumplir?
Podemos distinguir dos tipos de pensiones no contributivas:

  • PNC por jubilación.
  • Pensión de invalidez no contributiva.

Para la pensión no contributiva los requisitos varían dependiendo de a cuál se quiera acceder, aunque hay uno común para todas. En caso de tener una carencia de rentas, es decir, no llegar a un nivel mínimo de ingresos mínimos establecidos por ley, es posible solicitar esta ayuda. Para las pensiones no contributivas 2022, los ingresos mínimos establecidos marcan que se debe estar por debajo de los 5.899,60 euros anuales. Esto incluye cualquier tipo de ingreso, incluidos los obtenidos por rescatar un plan de pensiones en el caso de tener uno.

Esta cantidad corresponde solo a los ingresos de una persona. En caso de que en la unidad familiar haya otros convivientes (cónyuge o parientes hasta segundo grado), las cantidades aumentan según lo establecido en las listas oficiales.

De forma periódica, el IMSERSO publica cuánto se cobra por una pensión no contributiva cada año. En 2022, el importe exacto de la pensión mínima es de 105,35 € al mes, mientras que la íntegra asciende a 421,40 €. Estos son los límites, y basándose en este rango los organismos públicos establecen el importe exacto en función del número de beneficiarios de la pensión y las rentas personales de cada miembro del hogar.

Por eso, se debe tener en cuenta que, en el caso de que otros miembros se beneficien de pensiones no contributivas en el mismo hogar, las cantidades percibidas por cada uno de ellos será menor.

En esta tabla se pueden ver los requisitos para acceder a una pensión contributiva respecto a los ingresos:

Personas que componen la unidad familiar Ingresos anuales
1 5.899,60 €
Cónyuge y/o parientes de segundo grado 2 10.029,32 €
3 14.159,04 €
4 18.288,76 €
Si alguno de los parientes son padres o hijos 2 25.073,30 €
3 35.397,60 €
4 45.721,90 €

En esta otra puedes ver cuánto se cobra por una pensión no contributiva en función de los beneficiarios que pueden acceder a ella en la unidad familiar.

Número de beneficiarios Pensión no contributiva mensual
1 421,40 €
2 358, 19 €
3 337,12 €
4 326,59 €

* Fuente de las tablas: IMSERSO

PNC jubilación: requisitos

En caso de la jubilación, para la pensión no contributiva los requisitos son tener 65 años o más y haber vivido por lo menos 10 años en territorio español desde los 16 años.

Cómo acceder a una pensión no contributiva de invalidez

Para tener una pensión no contributiva en caso de invalidez, se deben tener entre 18 y 65 años, haber residido en territorio español como mínimo 5 años (por lo menos 2 de forma consecutiva) y tener reconocida una minusvalía de al menos el 65 %.

Esta pensión se puede percibir a la vez que se desarrolla alguna actividad laboral compatible con la discapacidad. Siempre que no suponga un cambio en las capacidades, ni los ingresos combinados superen el límite de 12.847,84 € anuales fijados para estas pensiones no contributivas en 2022, sumando la pensión y los ingresos por la actividad. En caso de superar dicho límite, la pensión por invalidez se reducirá hasta dejar los ingresos en este umbral.

Cómo solicitar una pensión no contributiva

Una vez analizados los tipos de pensión no contributiva y sus requisitos, para pedirla se debe presentar la solicitud en las oficinas de Servicios Sociales de tu Comunidad Autónoma, oficina de la Seguridad Social o en el IMSERSO. Los formularios pueden recogerse en estas oficinas, descargarlos por Internet o pedirlos por correo.

Los pasos para tramitar la pensión no contributiva son los siguientes:

  • Rellenar el formulario obtenido por alguna de las vías que hemos indicado.
  • Además, es necesario acreditar que se cumplen los requisitos para acceder a una de estas pensiones. Se tiene que presentar una declaración de ingresos, individual si se trata de una persona sola o de toda la familia en caso de que la unidad familiar esté compuesta por más individuos.
  • En caso de que haya algún cambio en la situación, como la reducción o aumento del grado de discapacidad o en los ingresos, hay que comunicarlo de inmediato.
  • La Administración se encargará de revisar cada solicitud o el cambio de situación, y presentará un informe con el importe de la pensión no contributiva a la que se tiene derecho.

Es importante recordar que, cuando se recibe una pensión no contributiva, se deben cumplir los requisitos año tras año. Por eso, puede que se solicite una revisión para comprobar que los ingresos y las condiciones de vida continúan encajando con lo indicado en la normativa vigente.

Novedades en las pensiones no contributivas 2022

Las novedades para pensiones no contributivas este 2022 es que recibirán un aumento del 3 % respecto a lo establecido en 2021, incremento que fija el importe anual en los 5.899,60 €. Además, con el fin de mantener el poder adquisitivo, muchos pensionistas recibirán un pago adicional equivalente a la diferencia entre lo percibido en 2021 y el aumento del IPC interanual hasta noviembre de 2021, fijado en el 2,5 %. Como en la mayoría de los casos la revalorización fue del 0,9 %, se dará una compensación con la diferencia.

Además, desde enero de 2022 la edad de jubilación se fija en 66 años y 2 meses para los contribuyentes que no hayan cotizado por lo menos 37 años y medio. Los que lo hayan hecho, podrán jubilarse a los 65 años. Todo esto sigue el plan de retraso progresivo de la edad de jubilación a los 67 años, que se cumplirá a partir de 2027.

También se sigue hablando de la siempre reclamada reforma de las pensiones, con el objetivo de garantizar que los planes económicos del Estado a medio y largo plazo sean sostenibles.
Según los datos que maneja el IMSERSO, entre jubilación e invalidez hay más de 450.000 personas que se benefician de una pensión no contributiva.

Planes de pensiones, una ayuda para la jubilación

Las pensiones no contributivas son un recurso para quienes no llenan los requisitos establecidos en pensiones convencionales. Otra manera de tener un respaldo cuando llegan estos años es hacer aportaciones a un plan de pensiones como el de Seguros Catalana Occidente, medida que permitirá compensar las posibles pérdidas de poder adquisitivo si, por alguna razón, los ingresos de la pensión no llegan para mantener un mínimo de calidad de vida.

Si quieres estar al día con la actualidad de las pensiones y otros temas de interés, suscríbete a nuestra newsletter para recibir notificaciones.

2 thoughts

    1. Hola,

      Muchas gracias por tu comentario. La dirección del ayuntamiento y, concretamente, del departamento de acción social en Galdakao es la siguiente:

      Doctor Pontzi Zabala Kalea, 3, A,
      48960 Galdakao, BI

      También puedes llamar al teléfono 944 01 05 45 para más información.

      Saludos,

      Seguros Catalana Occidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + seis =