¿Perro o gato? ¡Esta es la cuestión!

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 1 basado en 1 valoraciones

perro o gato, perro o gato para niños, personalidad perro o gato

Cuando te planteas tener una mascota una gran cantidad de dudas te asalta. ¿Qué será más adecuado un perro o un gato? ¿Cuánto tiempo tendré que dedicarle? ¿Con quién lo dejaré durante las vacaciones? ¿Resulta caro? ¡Todas estas respuestas y más, en este post!

Las ventajas de tener una mascota son innumerables: desde la compañía hasta la experiencia, pasando por las lecciones de vida que te regalan y el cariño que compartiréis.

Tanto un perro como un  gato, supone una dosis diaria de compañerismo y responsabilidad pero, hay que tener en cuenta que la elección de la mascota no se debe tomar a la ligera. Estás eligiendo un ser vivo que se convertirá en parte de tu familia.

En principio, lo más importante es elegir  a una mascota que te haga ilusión tener. Hay personas que por su carácter más dependiente, se decantan por un perro y los hay que, justamente por la razón contraria, se enamoran de la autonomía del gato. Pero cuidado; no te lleves a engaño, cada animal es un mundo y la personalidad de tu perro o gato depende principalmente de ti.  Hay gatos tremendamente cariñosos y perros esquivos. Tu mascota será tu vivo reflejo.

Sin duda, resulta más cómodo en un piso tener un felino que un can. Mientras que el perro necesita, por muy pequeño que sea, de paseos diarios, un gato puede estar cómodamente en casa sin salir. Sus necesidades las hace en una cajita que, eso sí, debes tomar por costumbre limpiar cada día ya que ante todo un gato es un ser limpio.

La comida y el resto de cuidados son más o menos los mismos, los dos necesitan ser asiduamente cepillados, contar con agua limpia y visitar a su veterinario (como mínimo una vez al año para poner al día las vacunas).

Dependiendo del tamaño del perro (si eliges tener un perro), tienes que contar en tu presupuesto con un “extra” para el saco de pienso. En caso de ser pequeño o un gato, el extra no supone un cambio sustancial. Otro gasto a tener en cuenta es la peluquería en caso que tu mascota sea de pelo largo, muy claro o demasiado grande para ducharlo tú.

Si te vas de vacaciones, debes pensar que un gato se puede quedar solo (siempre y cuando alguien lo vaya a alimentar cada día y le proporcione su “ración de mimos”), mientras que un perro es mucho más difícil de dejar en el hogar y poco recomendable ya que, al tratarse de un animal más sociable que el gato, puede llegarse a deprimir.

En todo caso, una acertada solución es llevarlos contigo ya que gracias al Seguro de animales de compañía de Seguros Catalana Occidente, lo puedes hacer con toda tranquilidad: en caso de tener algún incidente durante el viaje estarás atendido tanto tú, como  tu mascota.

Por último, te recomendamos que antes de elegir hagas una lista de pros y contras, que consultes con un veterinario y que te acerques a la perrera o a algún refugio donde también te darán sabios consejos acerca de qué animal acoger en tu hogar. Y recuerda: ante todo sé responsable, es un ser vivo y se merece ¡ser feliz además de hacerte feliz a ti!

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + nueve =