Si soy autónomo, ¿tengo que hacer un curso de prevención de riesgos laborales?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

La prevención de riesgos laborales es un componente imprescindible de cualquier actividad profesional, y los trabajadores autónomos no son una excepción. La Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales, deja claro que el empresario es el responsable de implantar las medidas adecuadas y formar a sus empleados.

Sin embargo, muchos autónomos que trabajan por sí solos o tienen pocos trabajadores a su cargo no saben cómo se aplica la Ley en su caso. La normativa presta más atención a empresas grandes, por lo que es normal plantearse si establece las mismas obligaciones a todos los negocios sin importar su tamaño.

Desde Seguros Catalana Occidente queremos ayudarte a resolver todas tus dudas. En este post repasamos, si eres autónomo, tus obligaciones en materia de riesgos laborales, según el caso en el que te encuentres: desde el plan de prevención más adecuado para ti hasta la formación que te corresponde cursar.

¿Cuál es la formación en prevención de riesgos laborales que debo cursar si soy autónomo?

El artículo 19 de la Ley 31/1995 establece los requisitos para la formación de los trabajadores en prevención de riesgos laborales:

  • Deberá ser teórica y práctica, suficiente y adecuada.
  • Se centrará específicamente en el puesto de trabajo de los asalariados.
  • Se repetirá periódicamente si es necesario.
  • Se realizará durante la jornada laboral sin coste alguno para el trabajador. Si se realizara fuera de horario el trabajador tendría derecho a recuperar horas.
  • Puede realizarla la propia empresa o contratar un servicio externo.

Mientras cumpla los anteriores requisitos, cualquier formación es adecuada. Sin embargo, el artículo sólo se refiere a autónomos que tengan asalariados a su cargo, y que tienen la obligación de formarlos. La formación para autónomos sin empleados no está definida en la ley: en ese sentido, la normativa deja en manos de este tipo de profesional cualquier decisión relacionada con la seguridad en el trabajo, incluida la realización de cualquier curso de prevención de riesgos laborales.

Aun así, realizar un curso de prevención siempre es recomendable. El artículo 8 del Estatuto de los Trabajadores Autónomos obliga a la Administración a promover la formación en esta materia. Por ese motivo, ya hay aplicaciones y programas gratuitos para gestionar la seguridad en el trabajo. Entre ellos destaca el portal web Prevención 10, creado por el Ministerio de Trabajo, cuya herramienta Evalua-t permite hacer una evaluación de riesgos rápida y sencilla.

¿Cómo debe ser el plan de prevención de riesgos laborales para un autónomo?

Independientemente de las dimensiones de la empresa, un plan de prevención de riesgos laborales siempre persigue los siguientes cinco objetivos:

  • Evaluar los riesgos laborales: El punto de partida de un plan de prevención es detectar todos aquellos aspectos de la actividad profesional que supongan un riesgo para los trabajadores.
  • Dejar claras las actuaciones en caso de emergencia: Obviamente, el paso posterior a la evaluación de riesgos es la adopción de medidas de seguridad generales y actuaciones en caso de accidente. Es conveniente que el protocolo de seguridad esté por escrito y dé instrucciones claras para cualquier situación que pueda surgir.
  • Garantizar la adecuada formación e información: Si tienes trabajadores a tu cargo, como autónomo tienes la responsabilidad de transmitirles toda la información relacionada con los riesgos de su puesto de trabajo. Además, deberás formarlos para adoptar las medidas de prevención necesarias ante un accidente.
  • Dotar a los trabajadores de protección: El plan de prevención también establece el equipamiento de protección necesario para proteger a los trabajadores de los riesgos a los que se exponen. Por supuesto, como autónomo empresario también es tu obligación proporcionar ese equipo.
  • Velar por la salud de los trabajadores: Más allá de la seguridad ante accidentes, todo autónomo a cargo de una empresa está obligado a garantizar la vigilancia periódica de la salud de sus empleados. El plan de prevención determinará la forma y la frecuencia de los chequeos de salud. En todo caso, siempre deberá hacerlo un profesional sanitario acreditado para la tarea.

¿Qué dice la Ley de Prevención de Riesgos Laborales?

Según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, el autónomo que tiene asalariados a su cargo se convierte automáticamente en empresario. Eso no significa que pase a considerarse un trabajador por cuenta ajena para su propia empresa: mantiene su condición de trabajador por cuenta propia, pero tiene las obligaciones que cualquier empresa tendría hacia sus trabajadores. En especial, debe vigilar las condiciones relacionadas con su seguridad y su salud en el trabajo.

Eso sí, la responsabilidad del empresario autónomo está estrechamente ligada al tamaño de su empresa. Los negocios de grandes dimensiones acostumbran a contratar un servicio de prevención externo o tener un departamento propio de prevención de riesgos laborales. Por su parte, los empresarios con menos de 500 trabajadores designan a algunos empleados para que asuman las funciones, mientras que en los negocios muy pequeños el propio autónomo puede asumir la responsabilidad de la prevención de riesgos laborales.

En los tres casos anteriores, la formación y la creación de un plan de prevención son obligatorias. Sin embargo, como ya hemos visto, las cosas son distintas para un trabajador autónomo que no tenga empleados a su cargo. En este caso, el autónomo que trabaja solo no está obligado a contratar un servicio de prevención de riesgos laborales ni realizar formación: su única obligación es pagar las cuotas de autónomo que le corresponden.

¿Qué puede ocurrir si eres autónomo y no has implantado un plan de prevención y riesgos laborales?

El artículo 42 de la ley 31/1995 establece una serie de sanciones de responsabilidad civil, administrativa y penal para los autónomos que no cumplan con sus obligaciones. La multa que un autónomo deberá pagar como sanción puede superar los 800.000 euros, en el caso de una infracción muy grave.

Puede parecer una multa excesiva, pero no lo es. La prevención de riesgos laborales es esencial para proteger a los trabajadores y al mismo autónomo; por eso muchas empresas optan por contratar servicios especializados para asegurarse de tomar las precauciones suficientes. Seguir un buen plan de prevención es la mejor forma de cuidar la salud de tu negocio y evitar una sanción muy costosa.

Cuida de tu salud y la de tu negocio

Aunque seas autónomo sin empleados y como tal sólo tengas que cumplir con tus obligaciones tributarias, es importante estar preparado para cualquier problema de seguridad en el puesto de trabajo. Realizar la formación adecuada y crear un plan de prevención te permitirá estar protegido ante cualquier eventualidad o accidente laboral, cuidar de la salud de tus trabajadores y velar por los intereses de tu negocio.

Para estar incluso más protegido ante cualquier accidente, el mejor complemento a la prevención de riesgos laborales es un buen seguro. El seguro de responsabilidad civil de Seguros Catalana Occidente te cubre ante las reclamaciones realizadas por tus clientes o trabajadores, y pone a tu disposición a especialistas en Derecho para defender a tu empresa ante cualquier tipo demanda.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − catorce =