Importancia de la postura corporal cuando trabajamos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 2 valoraciones
  • La importancia sobre la postura corporal es muy importante incluirla en el programa de Recursos Laborales.
  • Evitar y corregir las malas posturas mejoraran nuestra salud física.
  • este tipo de dolencias son el segundo motivo de afecciones crónicas en España
(Última actualización 06 de mayo de 2020)

Pasamos la mayor parte del día trabajando y tenemos tantas tareas que cumplir que no pensamos ni en qué condiciones nos colocamos para desempeñarlas. Evitar coger malas posturas durante nuestra jornada laboral es fundamental para mantener nuestro cuerpo en las mejores condiciones posibles.
Sin embargo, en un alto porcentaje de personas, esto no ocurre. Además, las posturas incorrectas puede acentuarse con motivo del confinamiento por la crisis del COVID-19. En este post te ofrecemos las claves para prevenir dolencias por adquirir posturas incorrectas en el trabajo, o en casa durante el confinamiento.

Posturas corporales durante el confinamiento

Es hora de que tomemos consciencia de las posturas corporales en el trabajo. Es un tema tan importante que suele destacar en el programa de prevención de riesgos laborales de las empresas antes de la incorporación de un nuevo trabajador. Es fundamental que tengamos la información necesaria sobre ergonomía en el trabajo, ya que si desconocemos las posturas correctas del cuerpo, es más fácil caer en malos hábitos que nos pueden llevar a sufrir diversas dolencias. Y, trabajar desde casa durante horas puede acercarnos a ellos, incluso más.

Debemos tomar consciencia de tomar una postura corporal correcta tanto en el trabajo como casa.

Malos hábitos en la postura corporal incorrecta

Conocer las malas posturas más habituales nos ayudará a evitarlas o corregirlas y, por lo tanto, a mejorar nuestro estado de salud física:

Mientras nos sentamos

Es uno de los errores más frecuentes de ergonomía en la oficina, y en casa. Existen multitud de malas posturas que podemos adquirir cuando estamos sentados y hay que prestarles especial atención, sobre todo si trabajamos durante varias horas en casa:

  • Sentarnos en el borde de la silla
  • Regular mal la altura de la silla.
  • Sentarnos con una pierna debajo de las nalgas.
  • Cruzar las piernas.

Coger objetos del suelo flexionando el tronco

Estamos ante una de las peores posturas para nuestro cuerpo. La forma correcta de hacer es doblando las rodillas y bajando el cuerpo entero para recoger el peso.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Cuando permanecemos mucho tiempo sentados en casa corremos el riesgo de usar asientos inadecuados, como el sofá o incluso nos podemos sentir tentados a trabajar desde la cama apoyados en varios cojines durante horas. Estos lugares nos pueden obligar a adoptar posturas perjudiciales para la espalda. Por tanto, es importante que nos hagamos con una buena silla para trabajar, que tenga respaldo y que nos permita:

  • Apoyar los pies en el suelo
  • Mantener las piernas flexionadas formando un ángulo de 90º
  • Que nuestros ojos están a 50-60 cm del ordenador, si lo usamos.

Dolencias por malas posturas corporales

La mayor parte de las dolencias por posturas corporales incorrectas tienen que ver con la espalda, pero también podemos sufrir consecuencias de otro tipo. Vamos a verlas:

  • Lumbalgias: hablamos de un dolor en la parte baja de la espalda. El dolor lumbar tiene causas muy diversas. Las malas posturas mientras permanecemos sentados también suelen dar lugar a este dolor tan característico. Por ejemplo, las lumbalgias están aumentando durante el confinamiento por pasar demasiadas horas sentados en el sofá, según podemos comprobar en este artículo de El País.
    Dolor en los tobillos: el dolor y la sensación de pesadez de piernas también pueden ser consecuencia de pasar sentados demasiadas horas, especialmente en la zona de los tobillos. Los expertos recomiendan realizar estiramientos de gemelos con frecuencia para evitarlos, ante la carencia de movimiento que nos está afectando tanto durante el confinamiento.
  • Dorsalgias: se trata de un dolor que aparecen la zona dorsal de la columna vertebral. Este tipo de dolencia suele aparecer en personas que dedican gran parte del tiempo de su trabajo a estar sentadas frente al ordenador
  • Tendinitis del supraespinoso: se trata de una inflamación de uno de los tendones situados en el hombro. Curiosamente, también forma parte de una de las lesiones más frecuentes en el pádel.
  • Dolor de cuello y cabeza: cuando estas dos afecciones aparecen juntas, se trata de una consecuencia frecuente de malas posturas corporales, especialmente cuando trabajamos con estrés o sufrimos de ansiedad debido a nuestro trabajo. Hablamos de lo que se conoce como cefaleas tensionales que pueden ir acompañadas de dolor en el cuello.
  • Dolor cervical: el dolor en la zona de las vértebras cervicales es con frecuencia de origen postural. No obstante, esta dolencia también puede tener origen a través de un traumatismo. Ante los casos de dolor cervical se ha asociado en algunos pacientes con mareos cervicales, u otros síntomas que son verdaderamente molestos.

Reeducación postural

Los especialistas en fisioterapia y ergonomía postural insisten en la prevención y en la educación a partir de edades tempranas. La importancia de educar a niños en el terreno de la ergonomía corporal se convierte, hoy en día, en algo casi vital.

Pero, ¿qué ocurre si no hemos adquirido buenos hábitos posturales desde la infancia? ¿Es posible la reeducación postural? No es tarea sencilla y tendremos que poner mucho de nuestra parte, pero sin duda estamos a tiempo de adquirir buenos hábitos y evitar dolencias relacionadas. Lo ideal es que dejarnos guiar por un especialista en fisioterapia para llevarla a cabo a través de un método personalizado que incluya los ejercicios que se necesitan. No obstante, a continuación te indicamos algunos ejemplos para mejorar la ergonomía en el puesto de trabajo tanto en la oficina como en casa:

Ejercicio 1:

  • Situándote de pie, separa las piernas.
  • Entrelaza las manos sobre tu cabeza con las palmas mirando al techo.
  • Inspira.
  • Estírate hacia un lateral, exhalando y sin levantar los pies del suelo.
  • Inspira y mientras tanto, vuelve al centro.
  • Repite el movimiento hacia el otro lateral.

Ejercicio 2

  • Situándote de pie, separa las piernas con los pies apuntando ligeramente hacia afuera.
  • Flexiona las rodillas sacándolas en paralelo con los pies.
  • Sitúa las manos con las palmas juntas, a la altura del pecho, como si rezaras.
  • Inspira mientras estiras las piernas y elevas las manos hacia arriba.
  • Vuelve a la posición anterior, expulsa el aire y repite.

Ejercicio 3

  • Apoya manos y rodillas sobre el suelo, en posición cuadrúpeda.
  • Mantén cuello y espalda alineados mientras contraes el abdomen.
  • Coloca un pie hacia el frente, entre las dos manos.
  • Por último, baja las caderas al tiempo que estiras la otra pierna.

Conclusiones

El 25% de las bajas laborales en España es debido a problemas de espalda. Además, este tipo de dolencias son el segundo motivo de afecciones crónicas en nuestro país. Y, tal como hemos detallado, multitud de estos problemas podrían solucionarse si adquirimos posturas correctas mientras trabajamos. En consecuencia, cuidar nuestra higiene postural es algo que nos puede ayudar a vivir libre de sufrimiento y además nos puede hacer más productivos en nuestro puesto de trabajo, también desde casa durante el confinamiento. Definitivamente, es preferible prestar atención a cómo colocamos nuestro cuerpo mientras desarrollamos las tareas laborales antes que realizarlas lo más rápido posible. Además, tenemos a nuestra disposición métodos de reeducación postural en que apoyarnos para adquirir hábitos más saludables al sentarnos, levantar objetos o mientras conducimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =