Cédula de habitabilidad: ¿para qué sirve?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

cédula de habitabilidad
Cédula de habitabilidad. Un término que suena a aburrida burocracia… Y en parte lo es. Pero la buena noticia es que es fácil de conseguir. Aquí te explicamos con sencillas preguntas todo lo que debes saber sobre ella: qué es, para qué sirve, cómo conseguirla, etc.

Qué es la cédula de habitabilidad

Es el documento que certifica que una vivienda es habitable, es decir, que reúne las condiciones mínimas de higiene, salubridad, tamaño, etc.

Para qué sirve la cédula de habitabilidad

Si eres propietario, esta cédula es imprescindible para vender o para alquilar tu vivienda. También para contratar los suministros básicos de la casa, como el agua o la electricidad, y para poder protegerla con un seguro del hogar.

Cómo conseguir la cédula de habitabilidad

Debes acudir a tu ayuntamiento o comunidad autónoma, dependiendo de quién tiene la competencia en tu lugar de residencia. Su coste difiere según la zona, superando los 100€ en algunos casos. Suele estar lista en un mes o menos.

Pero previamente a ello, será necesaria una inspección por parte del técnico municipal encargado. Si la vivienda actual es el resultado de una rehabilitación integral, el arquitecto encargado del proyecto puede también elaborar un informe, visado por el Colegio de Arquitectos correspondiente, que posteriormente se ha de presentar para solicitar la cédula.

Cómo saber si un piso tiene cédula de habitabilidad

Si vas a comprar o vas a entrar a habitar un piso como inquilino, lo más fácil y directo para saber si la vivienda tiene esta cédula es preguntárselo al propietario. Si no, lo puedes consultar en el organismo competente de tu comunidad autónoma (oficina de vivienda, por ejemplo), aunque puede que no te faciliten ese dato. Otra opción es preguntar al Colegio de Arquitectos de tu zona, pues algunos ofrecen este servicio de consulta.

Cuándo caduca una cédula de habitabilidad

A los 15 años, periodo tras el cual se ha de renovar. En el caso de las viviendas nuevas, deberán contar con su equivalente: una Licencia de Primera Ocupación.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =