¿Qué es la vitamina K?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 5 basado en 1 valoraciones

vitamina k

Tener una buena dieta equilibrada a partir de carbohidratos, proteínas y grasas es fundamental. Sin embargo, a la hora de alimentarnos, hay que tener en cuenta que se deben ingerir vitaminas que nos ayuden en funciones muy específicas. Es el caso de la que aquí nos ocupa. Entre otras, una buena dieta debe incluir la vitamina K, pues se trata de uno de los muchos nutrientes que necesita el ser humano para estar sano. Pero, ¿por qué? A lo largo de las siguientes líneas te contamos qué es la vitamina K, por qué es importante para el organismo y en qué alimentos puedes encontrarla.

Vitamina K, ¿para qué sirve?

Ante todo, la vitamina K se conoce por sus propiedades coagulantes. Existen 3 tipos: en primer lugar, la vitamina K3 que, debido a su carácter sintético no suele incluirse en dietas sanas. Por otro lado, los tipos K1 y K2 son más saludables, y cada una de ellas aporta distintos beneficios. En primer lugar, la vitamina K1 se encuentra en los vegetales verdes, y actúa directamente sobre el hígado; favorece a la circulación sanguínea y, por ende, al buen estado del corazón. En segundo lugar, la vitamina K2 está muy presente en productos fermentados de origen animal; es muy importante, sobre todo, para la coagulación de la sangre y para los huesos.

Si bien se suele ingerir una mayor dosis de Vitamina K1, es importante ser consciente de la dificultad de absorción. En cambio, la vitamina K2 es liposoluble, por lo que al organismo le resulta más sencillo absorberla.

Muchas veces, para compensar la toma de anticoagulantes, los médicos recomiendan tomar vitamina K; sin embargo, es importante tener en cuenta esta vitamina y añadirla a la dieta diaria. Esta es fundamental en niños recién nacidos, pues al nacer, esta es precaria en el organismo. Así, para compensar la carencia, en los hospitales se administran dosis de vitamina K a los neonatos. De esta manera, se aseguran que ello no influya en el desarrollo de los bebés, evitando problemas de coagulación o enfermedades hemorrágicas.

¿Dónde se puede encontrar?

Tal como se ha comentado, la Vitamina K, especialmente la 1 y la 2, puede encontrarse en diversos alimentos, estos son algunos de ellos:

Frutas

No todas las frutas son una fuente de vitamina K, o al menos no en cantidades relevantes. La mayoría aportan < 5 mcg/100 gramos; un índice muy bajo. Ahora bien, los kiwis, los arándonos azules, las ciruelas, los higos y las uvas pasas contienen un índice mayor, así como otros beneficios.

Hortalizas y verduras

Tanto las verduras como las hortalizas son muy ricas en vitamina K. Los vegetales que tienen un color cercano al verde oscuro, sobre todo en las hojas, son las que contienen más dosis. Algunas de las hortalizas y verduras más ricas en vitamina K son la remolacha, los espárragos, el repollo, la lechuga romana, el brócoli, la endibia, las espinacas, el nabo verde y la col (ya sea lombarda, rizada o de Bruselas). También la contienen algunas especias como el perejil y el cebollino.

Aceites

El aceite de colza, el aceite de oliva y la margarina son los alimentos que más vitamina K contienen. Otros aceites como el de sésamo, soja o girasol también la contienen, pero en menor cantidad.

Otros

Esta vitamina también se encuentra en alimentos como los huevos y los lácteos, así como en las carnes más grasas; sin embargo, esta es menor que en los alimentos previamente mencionados. Es por ello que se recomienda una dieta sana, variada y equilibrada, donde se incluyan alimentos ricos en esta y muchas otras vitaminas y, así, llevar aquella vida saludable que deseas.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Te gustaría estar al tanto de nuevas entradas en el blog de Seguros Catalana Occidente? ¡Síguenos en Facebook y Twitter y no te pierdas ningún post!

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *