¿Qué es el TDA y el TDAH en niños y adultos?: síntomas y tratamiento

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4 basado en 1 valoraciones

definicion, sintomas y tratamiento del tdah en adultos y ninos

Todos hemos oído hablar alguna vez del TDA y el TDAH, pero el significado de estas siglas no suele estar claro. Ambas hacen referencia a un trastorno asociado comúnmente a los niños, sin embargo, también lo sufren una buena parte de la población adulta. En este post te explicamos qué es el TDA y el TDAH, indicando cuáles son sus síntomas. Una vez que los conozcas, si tienes sospechas, lo mejor es obtener un diagnóstico y tratamiento cuanto antes a través de tu asistencia sanitaria de confianza.

¿Qué es el TDA? Y, ¿el TDAH?

Lo que conocemos como TDA es el Trastorno por Déficit de Atención que se caracteriza principalmente por dificultades de concentración o problemas para prestar atención. Si el trastorno viene acompañado de un comportamiento marcado por exceso de actividad, entonces estamos ante el TDAH o lo que es lo mismo: Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. En realidad se trata del mismo trastorno de tipo neurobiológico que se denomina generalmente TDAH, solo que en el caso del subtipo TDA predomina la falta de atención y cuando los profesionales diagnostican un TDAH resalta la hiperactividad del paciente.

TDA y TDAH en niños

El TDAH en niños que tienen edad escolar tiene una incidencia de entre el 5 y el 8%. Dependiendo del subtipo, encontramos diferentes características y el diagnóstico puede ser más o menos complicado.

En el caso del TDA en niños, podemos observar una falta de atención y concentración. Veamos sus rasgos más significativos:

  • Las distracciones, la dificultad para completar sus tareas, el aprendizaje lento, las dificultades para memorizar y los errores imprudentes son frecuentes síntomas del TDA en niños.
  • Los podemos identificar al tratarse de niños que huyen de las actividades que requieren un trabajo mental continuo.
  • Erróneamente, se les puede tachar de perezosos, irresponsables y desmotivados.
  • Pueden pasar desapercibidos, ya que no interrumpen las clases ni se muestran excesivamente activos y suelen hacer amigos con facilidad. Sin embargo, representan el 30% de todos los que padecen TDAH.

El déficit de atención en niños suele ir acompañado de hiperactividad, por eso denominamos al trastorno genérico TDAH. Sin embargo, en algunos pacientes el comportamiento hiperactivo destaca especialmente e igualmente les denominamos TDAH. Estas son sus principales características:

  • Además de la falta de atención se dan síntomas como sobre actividad, impulsividad excesiva e incluso agresividad.
  • Estos niños muestran mucha inquietud cuando deben permanecer sentados. Por el contrario, tienen preferencia por correr o trepar de manera excesiva.
  • Suelen hablar de manera continua, presentando grandes dificultades para permanecer callado.
  • En comparación con los niños TDA, tienen mayores problemas para establecer relaciones sociales y la adolescencia puede ser bastante complicada si no reciben tratamiento.

TDA y TDAH en adultos

El TDA con o sin hiperactividad persiste en la edad adulta hasta en un 60% de los casos. Es decir, el TDAH en adultos tiene una incidencia de aproximadamente un 4%. Sus síntomas comienzan habitualmente en la infancia, pero suele transformarse en un trastorno crónico que puede ir asociado a alteraciones neurológicas, sensoriales, retraso mental, dificultades graves en el lenguaje y trastornos emocionales. Tanto el TDAH como el TDA en adultos puede suponer problemas en el trabajo, durante la etapa profesional, en la familia, en las relaciones sociales y en la vida cotidiana.

Síntomas y tratamiento

Los síntomas del déficit de atención en adultos o TDA son similares que en el caso de los niños:

  • Falta de atención y gran facilidad para distraerse.
  • Tendencia a retrasar tareas en exceso y de manera crónica.
  • Dificultad para comenzar actividades.
  • Dificultad para terminar tareas.
  • Perder cosas a menudo.
  • Carencia de habilidades organizativas, de planificación y para gestionar el tiempo.
  • Grandes olvidos.
  • En caso de TDAH los síntomas anteriores van acompañados de inquietud física o hiperactividad así como de exceso de impulsividad.

Tratamiento del déficit de atención en adultos y niños con o sin hiperactividad

No existe cura para el TDAH, en cambio si el paciente obtiene el diagnóstico correcto y recibe tratamiento apropiado, puede conseguir una mayor satisfacción en la vida y mejorar significativamente su día a día. El pronóstico para muchas personas con este trastorno es positivo, logrando una vida plena y feliz.

Tal como hemos detallado, tanto en el caso de que predomine el déficit de atención como cuando prima la hiperactividad, se considera un único trastorno y el tratamiento del TDA es el mismo que el tratamiento del TDAH. Habitualmente es farmacológico, pero hay terapias que pueden ayudar bastante como el mindfulness para niños.

El diagnóstico del TDAH, clave para alcanzar la felicidad

El TDAH suele detectarse en la niñez, sin embargo, a veces puede pasar desapercibido y diagnosticarse más adelante, en la edad adulta, sobre todo cuando se trata del subtipo TDA.

Es fundamental prestar atención a los síntomas y no caer en el error de confundir a estos pacientes con personas que sencillamente son perezosas o maleducadas. La importancia de ser diagnosticados correctamente radica en recibir el tratamiento que necesita el paciente, ya que gracias a él puede ser plenamente feliz.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + uno =