Cómo recuperar la forma física después del parto; sin prisa, pero sin pausa

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

como recuperar la forma fisica despues del parto, recuperar forma fisica despues parto

Si acabas de dar a luz, o estás a punto de hacerlo, antes de nada ¡muchas felicidades! es simplemente una de las experiencias más maravillosas del mundo. Pero, no te olvides de ti; ahora es tu momento, también. Descubre cómo recuperar tu forma física después del parto.

¿Qué pasa en tu cuerpo?

Después del embarazo tu cuerpo sufre una serie de cambios inevitables y fruto del proceso de gestación. Lo más seguro es que hayas ganado peso, tengas distensión abdominal (barriguita lacia) y sufras retención de líquido sobre todo en pies y manos.

¡No te preocupes! Es completamente natural, tu cuerpo ha sufrido muchos cambios a nivel hormonal, sobre todo, y no se puede recuperar de la noche a la mañana. Lo normal es que tardes entre 10 y 12 meses en recuperar la forma física después del embarazo.

Tras el parto te sentirás mucho más ligera, las piernas se irán deshinchando y la barriga volverá a su lugar, se calcula que unos 6 kg los pierdes de inmediato después de dar a luz entre el peso del bebé, la expulsión de la placenta y los líquidos retenidos.

¿Cómo recuperar tu forma física después del parto?

Para recuperar tu forma física después del parto lo mejor es que controles tu dieta y hagas ejercicio. Sabemos que  no es nada nuevo, pero lo uno va muy unido a lo otro.

Con el ejercicio físico, no sólo mejoras el tono muscular sino que también liberas endorfinas lo que te hace estar de mejor de mejor humor y más positiva.

Ahora te enfrentarás una época casi tan bonita como dura. Noches sin dormir o durmiendo poco, horarios cortados por las necesidades de tu bebé… nuestro consejo es que te tomes un ratito de tiempo al día para ti y sólo para ti. Si tu mente está despierta y relajada tu bebé también lo estará.

Por lo tanto, progresivamente  es recomendable que introduzcas el deporte en tu rutina. Puedes empezar por caminatas relajantes que podrán en forma tu sistema cardíaco y el motor inferior de tu cuerpo. Si quieres empezar a entrenar el superior y descargar un poco el inferior utiliza unos bastones de trekking, verás como te ayudan a hacer kilómetros.

Por otra parte, es muy recomendable que practiques el ejercicio que dicen es el más completo de todos: la natación. Además ahora, en verano, te servirá para refrescarte y como antiinflamatorio.

Otra magnífica opción es subirte a una bici, bien sea estática, bien sea de paseo y verás como tus abdominales van recuperando fuerza y tono.

Por último, te podemos aconsejar que practiques gimnasia hipopresiva muy eficaz para reducir el contorno abdominal y para trabajar el suelo pélvico. Tu postura mejorará y tu espalda se sentirá aligerada.

En cuanto a la dieta, vigila que sea tan variada como puedas. Seguro que tu ginecólogo te instruirá acerca de cómo debes alimentarte, sobre todo si das el pecho a tu bebé. No dejes de consultarle.

Los vegetales, frutas y cereales deben ir combinados con carne, huevo y pescado. Los lácteos tampoco los puedes dejar de lado por su alto contenido en calcio, y por último, incorpora también hidratos, con prudencia, pues ellos te abastecerán de la energía necesaria para superar el día a día.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 5 =