¿Qué es la rentabilidad garantizada o los fondos garantizados?

A la hora invertir y buscar lo mejor para nuestra familia es habitual buscar productos de poco riesgo y rentabilidad garantizada. Eso es exactamente lo que os queremos contar hoy desde el blog de Seguros Catalana Occidente. ¿Qué son los fondos garantizados? ¿Qué clase de fondos y depósitos de rentabilidad garantizada existen?

Productos financieros con rentabilidad garantizada: ¿en qué se basan?

En estos productos se asegura el mínimo riesgo y la protección de todo el capital que el inversor aporta. Esa es su principal ventaja: se asegura la rentabilidad tras el vencimiento del plazo. Por lo tanto, el riesgo es muy bajo o prácticamente inexistente. Además, a efectos fiscales, las ganancias generadas por estos fondos no tributan hasta el momento en el que vencen, salvo que se trate de rentas periódicas. Esto permite incrementar el control sobre nuestras obligaciones fiscales.

¿Qué clases de fondos garantizados existen?

Los productos financieros con rentabilidad garantizada con mayor éxito y mejor acogida en el mercado son los fondos de renta fija con rentabilidad garantizada y los fondos de inversión garantizados a vencimiento.

Fondos garantizados de Renta Fija

Es aquel en el que el inversor, cuando acaba el plazo que se marcó en el contrato, recibe los fondos invertidos y una renta fija garantizada a mayores. Es decir, se asegura conservar el capital inicial y una rentabilidad predeterminada y fija. En el caso de que se finalice el plazo y la rentabilidad del fondo sea menor que la rentabilidad garantizada que se firmó en el contrato, la entidad financiera que gestione este fondo de renta fija deberá, obligatoriamente, abonar al inversor la diferencia.

Fondos de Inversión Garantizados a vencimiento

Esta opción es por la que apuestan los inversores más preocupados por el ahorro y que buscan un menor riesgo. En este caso, se ofrece al inversor la rentabilidad garantizada pero a cambio no puede vender ni retirar los fondos en un plazo concreto, que normalmente oscila entre 1 y 10 años. Sí es común que en el contrato se incluya la posibilidad de retirar los fondos pero siempre pagando una cuota de cancelación.

Para los amantes del ahorro y para todos aquellos a los que el riesgo les produce aversión, existen otros productos financieros que pueden ser más interesantes, como por ejemplo los seguros de ahorro, que cuentan con distintas modalidades para según que necesidades. Sin lugar a dudas, son una magnífica herramienta financiera a la hora de pensar en el mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *