Reparación de goteras ¿Cómo actuar?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.5 basado en 2 valoraciones

Las goteras y tu seguro de hogar

Reparación de goteras, ¿cómo te ayuda el seguro de hogar?

Uno de los problemas más habituales en cualquier hogar es la aparición de goteras, fugas de agua o humedades, que acaban ocasionando daños en otros pisos si vivimos en una comunidad de vecinos. Contar con un seguro de hogar nos ayudará a que la reparación de goteras en nuestra casa sea un proceso más fácil.

Reparación de goteras

Si detectamos una fuga de agua en casa, lo primero que debemos hacer es encontrar su origen.  De esta manera, podremos cerrar la llave de paso del agua y evitar que la reparación de goteras en el piso de abajo que tengamos que hacer sea mucho peor.

Evitados daños mayores, es el momento de analizar los posibles daños y valorar nuestra responsabilidad a la hora de su arreglo. Hay que tener en cuenta que, dependiendo de si el piso es de alquiler o de compra, la reparación de las goteras correrá a cargo de personas diferentes.

Si el piso es de alquiler, lo más habitual es que tenga que gestionar el arreglo de las goteras los arrendadores, independientemente de quien haya ocasionado la gotera. Como inquilinos, solamente tendremos que informar del problema al dueño.

Si vivimos en un piso de propiedad, habrá que solicitar a un técnico que evalúe el origen de las goteras para de esta manera poder determinar sin problemas quien debe asumir la responsabilidad de los daños.

De todos  modos, lo más habitual es que sea un vecino o su seguro quienes se personen a la hora de afrontar la reparación de unas goteras. Si no acepta su responsabilidad es el momento hacer una queja ante la comunidad o, incluso, ante la policía.

El papel del seguro

Afrontar la reparación de goteras en casa teniendo un seguro de hogar es mucho más fácil, ya que solamente necesitaremos llamar a la aseguradora e informarle del problema para que te envíen un profesional que compruebe tanto los daños ocasionados como el origen del problema.

Si realmente las goteras son tu responsabilidad, la aseguradora se hará cargo de todo el procedimiento de reparación. Si tienen otro origen, se encargará de las reclamaciones oportunas.

 

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 9 =