Repelentes naturales: coloca estas plantas antimosquitos en puntos estratégicos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 3.5 basado en 4 valoraciones

Los repelentes naturales: elementos decorativos para olvidarte de los mosquitos

 

Con las habituales olas de calor procedentes del desierto africano, el zumbido de los mosquitos y sus temidas picaduras son los elementos que resultan más difícil de soportar en este caluroso verano. La necesidad de tener las ventanas abiertas del hogar, ventilar y airear de aire fresco su interior trae consigo a estos inoportunos visitantes: los molestos mosquitos. Con la ayuda de repelentes naturales se pueden echar a estos insectos recurriendo a flores especiales que aportarán luminosidad y darán un toque decorativo a tu esmerado hogar.

Estas plantas estratégicas deben colocarse en los puntos de entrada potenciales de la vivienda, utilizándolos como peajes naturales entre el exterior e interior.

 

Dama de la noche

Estos remedios naturales antimosquitos son a su vez elementos decorativos, como la bonita dama de la noche, un particular arbusto ramificado que florece durante la noche, desprendiendo un embriagador aroma que perfuma las anheladas noches de verano y evita la visita de indeseados mosquitos. Queda perfecta en cualquier patio o porche de la casa.

Jazmín

Este eficaz remedio puede combinarse con otras plantas como el jazmín; su intenso aroma espantará tanto a moscas como mosquitos. Su delicada forma aporta belleza y pureza a tu preciado jardín o tu meticulosa decoración interior.

 

Hierbas aromáticas

Otra estrategia utilizada en la lucha antimosquitos es el cultivo de hierbas aromáticas como la decorativa y comestible albahaca. Situarla en la repisa del ventanal de la cocina es además una buena opción para disfrutar de sus culinarias propiedades, junto a macetas de romero o tomillo. Colocarla en la zona de estudios del hogar es otra alternativa útil: su olor evita la distracción que puede ocasionar el revoloteo del insecto volador y alivia la fatiga mental.

Estas plantas, que actúan como repelentes naturales, son los perfectos aliados para evitar el uso de repelentes químicos. Estos elementos protectores actúan como barreras naturales que impiden la entrada a visitantes indeseados, evitando los quebraderos de cabeza y las molestas picaduras estivales. Su cuidado aporta satisfacción, su presencia, luz y color.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − diecinueve =