Se acabo el mito: Un estudio revela que los coches rojos no son más peligrosos

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

Los coches rojos son tan seguros como los demás y no influyen en el comportamiento del conductor

Los dueños de un coche de color rojo siempre han tenido que soportar el estigma de ser más peligrosos en la carretera que los demás. Esta creencia tiene su origen en que el rojo se asocia con el peligro y la agresividad. Por lo tanto, se  consideraba que los  conductores que elegían un coche de este color tendrían más tendencia a comportarse así.

Un estudio llevado a cabo por investigadores del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Granada ha demostrado que esto no es más que un mito popular. Después de poner a prueba a diversos conductores de coches  con colores también diferentes, estos científicos demostraron que la reacción ante una circunstancia adversa durante la conducción es la misma, sea cual sea el color del coche.

El comportamiento de los conductores

Después de estudiar la reacción de los 100 conductores que se pusieron al volante de coches de distintos colores en situaciones de peligro, los resultados de este estudio indican que el color rojo del automóvil no implica una respuesta diferente o más peligrosa. Por lo tanto, este mito popular queda sin ningún tipo de base científica que le  sustente.

La verdad es que el rojo es uno de los colores más elegidos a la hora de comprar un coche, por lo que es importante haber podido acabar con esta falsa creencia popular, que relacionaba el color de la carrocería con una mayor probabilidad de causar accidentes en la carretera.

De hecho, a favor del color rojo juega que al tratarse de un color llamativo puede ser visto con facilidad por parte de otros conductores, incluso en condiciones climáticas adversas que dificultan la circulación, como las nieblas o las tormentas.

Los responsables de este estudio aprovechan los resultados de las pruebas efectuadas para señalar la importancia de no generalizar nunca los efectos en la conducción de aspectos muy concretos e, incluso, poblaciones.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − 1 =