¿Es necesario un seguro de hogar estando de alquiler?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 4.5 basado en 2 valoraciones

Seguro de hogar en alquiler

En primer lugar, es importante que sepas que, tanto si eres el propietario como si eres el inquilino, la ley no te obliga a contratar un seguro de una vivienda en alquiler. Pero, ¡ojo!, ¿tienes una hipoteca? En caso de ser el propietario y tener un préstamo hipotecario vinculado a la vivienda, el seguro de hogar es obligatorio para ti.

Ahora bien, en cualquier caso, contar con un seguro que proteja a la vivienda es siempre beneficioso. Si conoces las coberturas que incluyen los seguros de hogar y tienes claro quién debe afrontar los gastos derivados de accidentes determinados, te darás cuenta con más facilidad de las ventajas y de qué tipo de seguro de hogar en alquiler te conviene.

Las coberturas de los seguros de hogar

¿De qué nos protege un seguro del hogar? De un incendio, una explosión o de un escape de agua importante, por ejemplo.

En definitiva, son muchos los riesgos a los que están expuestos nuestra vivienda y su contenido (mobiliario, electrodomésticos…)  Pero hay uno más, muy importante y que normalmente no se conoce: la responsabilidad civil.

Es absolutamente necesario disponer de protección ante posibles daños a terceros ocasionados por nosotros mismos en un descuido, acción involuntaria o por nuestra vivienda. Y en este sentido, tanto propietario como inquilino pueden ser responsables de determinados acontecimientos que ocurren en la vivienda alquilada o fuera de ella.

Además, cabe destacar que los accidentes que acabamos de mencionar pueden afectar tanto al continente como al contenido de la vivienda.

¿Quién paga el seguro de alquiler?

Es evidente que la protección de la vivienda que ofrece un seguro de hogar es interesante tanto para el propietario como para el inquilino. Independientemente de quién sea el titular de la póliza, el seguro de alquiler suele incluir una serie de coberturas básicas que ofrecen protección ante cualquiera de los siniestros que mencionábamos en el punto anterior.

No obstante, ¿qué puede cambiar en un seguro de alquiler? Es importante que tengas presente las siguientes consideraciones:

  • Las coberturas pueden variar, según las necesidades del propietario o del inquilino.
  • La protección de una vivienda de alquiler pasa por dejar muy claras las responsabilidades de ambas partes sobre el hogar.

Luego, la respuesta es… depende.

Seguro de alquiler para el propietario

¿Eres el propietario de una vivienda alquilada? Seguramente tienes un interés particular en proteger ciertos aspectos que te afectan, por ello, en un seguro para tu casa en alquiler verás imprescindibles las siguientes coberturas:

  • En las pólizas de alquiler contratadas por propietarios se garantiza sobre todo que el continente quede cubierto por la póliza.
  • Además, es importante destacar que las posibles responsabilidades civiles derivadas de cualquier problema en la vivienda son del propietario, por lo que incluir esta garantía cuando se firma el contrato, es vital.
  • Sin embargo, la cobertura más relevante de este tipo de pólizas es la de impago de alquiler, que respalda económicamente al propietario en caso de que el inquilino deje de pagar la renta, manteniendo seguro el pago del alquiler.
  • En esta línea, otra cobertura de especial calado para el propietario, es la de asistencia jurídica, que ofrece asesoramiento en caso de conflicto con el inquilino, por ejemplo, y también incluye las costas judiciales (abogado y procurador).

Seguro de alquiler para el inquilino

En el caso de que tu papel sea el del arrendatario, ¿crees que necesitas contratar un seguro de hogar o consideras que será el propietario el que se hará cargo de los gastos de cualquier siniestro?

Si es de los que piensan que solo le corresponde al propietario, seguramente también creyeses que era su obligación antes de leer este artículo, porque después de todo se trata de “su” vivienda, ¿verdad? Sin embargo, tal como hemos explicado en párrafos anteriores es muy probable que tu casero no esté obligado a contratar un seguro por ley y que la vivienda esté desprotegida si das totalmente por hecho que existe una póliza contratada por el propietario. Luego, si eres el inquilino te aconsejamos que hagas lo siguiente:

  • Pregunta por el tipo de póliza en vigor que protege a la vivienda en alquiler y a continuación y contrata a continuación una que realmente vele por tus intereses.
  • Habitualmente, los seguros de alquiler pensados para el inquilino incluyen coberturas especialmente para proteger el contenido de la vivienda, ya que afectan directamente a la persona que vive en ella. Así que deberías cerciorarte de que en tu póliza se protege el contenido de la vivienda. También es indispensable en este caso que tengas la cobertura de responsabilidad civil para mantenerte a salvo de los posibles daños causados a terceros como consecuencia de tu vida cotidiana tanto residiendo en la propia vivienda, como fuera de ella.

¿Qué ocurre en caso de robo?

El robo es una cobertura que puede proteger tanto al continente como al contenido. Y, habitualmente, cuando se produce un robo en una vivienda alquilada, los bienes sustraídos pertenecen al inquilino. ¿Cómo te afectaría un robo si eres el arrendatario?

Es recomendable que seas tú quien presente la denuncia en la comisaría. Y debes tener cuenta dos posibles supuestos:

  • Si, tenías seguro de alquiler para proteger al contenido, entonces tendrías derecho a una indemnización hasta los límites establecidos para siniestros de robo.
  • En cambio, ¿qué ocurriría si no hubieses contratado un seguro de alquiler para el piso dónde vives? En este caso, si el propietario solo cuenta con una póliza que protege solo al continente, el valor de los bienes que se han llevado los ladrones no estaría cubierto por el seguro.
  • Es importante señalar que el seguro de este piso en alquiler si incluiría los desperfectos que se hayan producido para acceder al interior como ventanas rotas o cerraduras forzadas, ya que estarían contemplados en la cobertura de robo hasta el límite establecido por el continente de la vivienda. En este caso, sería el propietario quien tendría que poner la denuncia correspondiente.

¿Y si el inquilino produce daños en la vivienda?

Cuando se alquila una vivienda, son muchos los propietarios que se preocupan por la conservación de la misma. Afortunadamente, si eres el arrendatario y dispones de seguro de hogar, los posibles perjuicios que pueda ocasionarte el inquilino están cubiertos a través de la garantía de actos vandálicos. ¿Cómo funciona esta cobertura?

  • La aseguradora solicita al propietario la denuncia sobre los hechos acontecidos.
  • Cuando el inquilino es el autor de los daños, la compañía puede reclamar al inquilino el importe correspondiente al siniestro, por lo que debería contar con una póliza con la cobertura de responsabilidad civil para respaldarlo en situaciones como ésta.
  • Cabe destacar que, por supuesto, están incluidos los desperfectos que personas totalmente ajenas pudieran ocasionar en la vivienda.

Conclusiones

Concluyendo y respondiendo a la pregunta que sirve de título a este artículo, generalmente no es obligatorio por ley contratar un seguro de hogar en una vivienda alquilada. Sin embargo, es esencial para que tanto el propietario como el inquilino vivan con la tranquilidad que le aporta la protección de un espacio de interés común.

Lo ideal sería que cada una de las partes contratase un seguro de alquiler con coberturas que se complementen y que al mismo tiempo respondan a las necesidades de cada tomador de la póliza.

Si este artículo te ha parecido interesante, compártelo en tus redes sociales para favorecer la convivencia entre arrendatarios e inquilinos, aclarando qué responsabilidades tiene cada uno sobre la vivienda y qué tipo de seguro es más aconsejable para ellos.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

2 thoughts

    1. Hola José Luís,

      Muchas gracias por tu comentario. En respuesta a tu duda, a priori el propietario tiene la obligación de hacerse cargo de la conservación de la vivienda en alquiler para asegurar su buena habitabilidad. Por tanto, tiene que asumir todas aquellas reparaciones que formen parte del mantenimiento de la propiedad en general.

      Solo correrán a cargo del inquilino aquellas reparaciones causadas por él directamente o las asociadas al uso diario del piso. Por ejemplo, el inquilino debería asumir el coste de reparar el cristal de una ventana o la cuerda de una persiana si la rotura es fruto del mal uso de las mismas o reponer las piezas de la vajilla que se hayan roto.

      Esperamos que nuestra respuesta te haya sido de ayuda.

      Muchas gracias por confiar en Seguros Catalana Occidente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − seis =