La vuelta de las vacaciones con nombre y apellidos: “síndrome post vacacional”

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

sindrome post vacacional, sintomas sindrome post vacacional

Durante unos días, los más afortunados durante un mes, los más pequeños durante tres, las normas han cambiado, los horarios se han relajado y las costumbres han variado. Pero ahora toca volver a la normalidad.
Sigue leyendo y encontrarás las claves para superar los síntomas del síndrome post vacacional.

¡Sé positivo!

Una actitud positiva es básica para afrontar cualquier cambio. Piensa la suerte que tienes de haber podido gozar de unas vacaciones y ¡cómo te han servido para recargar las pilas!

Ácostúmbrate a tu rutina unos días antes:

Empieza a retomar los horarios habituales tanto a la hora de acostarte, como a la de levantarte.

Vuelve a tu dieta habitual:

Ves abandonando los helados, las “cervecitas” y todos los extras que conlleva el verano. ¡Verás que bien te sienta!

El primer día de trabajo:

Pon tu despertador con antelación suficiente para ir cogiendo el ritmo. Más vale descansar 10 minutos menos que empezar la jornada estresado.

Prémiate a la salida del trabajo:

Recompénsate con alguna cosa que te guste o te haga ilusión. ¡Hacer deporte es una excelente opción!

¡La planificación es la clave!

El primer día aprovéchalo para priorizar y hacer un timming de trabajo. Pon la agenda en orden y planifica.

¡Disfruta trabajando!

Reencontrarte con tus compañeros, quedar para charlar un rato, estar ocupado, gozar de salud y tener trabajo son razones suficientes para estar feliz. ¡No te olvides nunca de lo afortunado que eres!

Seguramente, siguiendo estas sencillas premisas superarás el síndrome postvacacional en unos 15 días. Piensa que lo normal es acomodarte de nuevo a tu vida habitual en dicho plazo.

En caso de seguir sufriendo síntomas del síndrome postvacacional  como: estar deprimido, tener pérdida de apetito, sentir apatía o tristeza aguda… puedes plantearte visitar un especialista para descartar que no estés sufriendo algún tipo de depresión.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + quince =