Tipos de bisagras para muebles de cocina: ¿cuáles son y cómo se cambian?

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 2 basado en 1 valoraciones

como cambiar la bisagra de una puerta

¿Alguna vez te has planteado que existen distintos tipos de bisagras para muebles de cocina? Es bastante probable que no, salvo que seas un fanático del bricolaje o hayas tenido que arreglar alguna.

En este artículo hablaremos sobre qué hacer con la bisagra de una puerta rota, empezando por hablar de los distintos modelos que se pueden encontrar.

¿Cuáles son los tipos de bisagras para muebles de cocina?

En los muebles de cocina se pueden encontrar varios tipos de bisagras:

  • Bisagras de cazoleta, las más habituales, que se encajan en un hueco perforado previamente en el interior del mueble y se atornillan (con dos tornillos) a la puerta. Quedan ocultas y son muy decorativas.
  • Bisagras de clip, que se encajan en los agujeros que tienen las puertas y se ajustan de un modo similar a las anteriores, salvo que en este caso no se necesitan tornillos.
  • Bisagras de librillo o de piano, que en la actualidad no se utilizan para los muebles de cocina.
  • Bisagras especiales para rincones, que se usan para aprovechar el espacio y abrir dos puertas unidas por una bisagra central.

¿Cómo cambiar la bisagra de un mueble de cocina?

Al igual que debido al uso se puede atascar el fregadero de la cocina, es probable que tarde o temprano haga falta cambiar las bisagras de la puerta. Incluso puede que quieras cambiar el aspecto de tu cocina y, en lugar de quitar los muebles y poner unos nuevos, decidas renovar solo las puertas.

El proceso es bastante simple, y sirve tanto para cambiar las puertas como para sustituir la bisagra de una puerta rota. Para este ejemplo usaremos las bisagras de clip:

  • Retira la puerta desatornillando la bisagra. Puedes usar un destornillador normal o uno eléctrico. Sujeta la puerta con tu mano libre para asegurarte de que los tornillos salen de la forma correcta y no se daña el material al que están fijados.
  • Si se trata de una bisagra de puerta rota, quita también los tornillos del armario para soltar la bisagra por completo.
  • En caso de que haya algún daño, cubre con masilla todos los agujeros, espera a que se seque bien y lija para obtener una superficie lisa sobre la que trabajar.
  • Marca los agujeros en los que van los nuevos tornillos y el hueco de la cazoleta. Taladra cada hueco con la broca adecuada. Y con mucho cuidado para no perforar el tablero de lado a lado, ya que la idea es que no se vean los agujeros.
  • Repite los tres pasos anteriores en la puerta para tener también una superficie lista en la que ajustar bien la bisagra.
  • Coloca la bisagra en los agujeros y aprieta bien los tornillos, asegurándote de que queda fija al tablero. Haz lo mismo con la puerta.
  • Ajusta la puerta usando los tornillos reguladores que tiene la bisagra.

Así de sencillo es cambiar las bisagras para alacenas de cocina, u otro tipo de puerta. El proceso puede variar un poco dependiendo del sistema, pero en esencia estos pasos te servirán también para los otros tipos de bisagras que hemos comentado un poco más arriba. En este vídeo puedes ver cómo es todo el proceso:

¿Necesitas ayuda para pequeñas reparaciones y bricolaje?

Si te falta tiempo para cambiar las bisagras de la puerta, no se te da bien el bricolaje o no confías en cómo quedará el resultado, recuerda que con el seguro de hogar de Seguros Catalana Occidente puedes solicitar que un experto en bricolaje acuda a tu casa. Incluye desplazamiento y 3 horas de mano de obra.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 − 1 =