Tips para que la comida con niños sea un éxito

¿Te ha gustado este artículo?
Puntuación: 0 basado en 0 valoraciones

La hora de la comida con niños puede ser una actividad divertida

 

Si el momento de la comida con niños no siempre es un momento divertido, debes saber que puedes aplicar algunos consejos para que los pequeños se sientan más a gusto en la mesa y podáis disfrutar de una agradable comida familiar.

Ten en cuenta que el momento de la comida es la situación perfecta para compartir y charlar sobre el día, además de para acostumbrar a los pequeños de la casa a tener una dieta sana y equilibrada. Para fomentar todo esto, es importante que los involucres desde pequeños a poner la mesa e, incluso de más mayores, a ayudarte en la cocina.

La actitud en la mesa

La tele y los juegos deben desaparecer durante la comida. Sentarse en la mesa debe equivaler a disfrutar del plato que se tiene delante y de la compañía, y para ello el niño no debe distraerse en otras cosas. Siempre habrá tiempo para jugar en familia todos juntos después.

No debe identificar estos momentos como angustiosos. Anímale a comer, pero nunca le fuerces a seguir tu ritmo. Los niños desarrollan el sentido del gusto de manera diferente, por tanto es más importante que valores su esfuerzo por probar distintos alimentos que el hecho de que termine al mismo tiempo que otros miembros de la familia.

También es muy importante que aprendamos a escuchar a los niños mientras comen. De esta manera, se sentirán a gusto y comprendidos y participarán más de la situación.

 La comida, toda una experiencia

El niño debe vivir su relación con la comida como una experiencia positiva que le sirve para descubrir sensaciones nuevas, especialmente en relación a olores, sabores, texturas…. Para conseguirlo, tienes que fomentar el interés del niño por la comida desde la comunicación y adaptando sus raciones a su edad y a su apetito. De esta manera, comerá mucho más plácidamente.

Evita por encima de todo acabar la comida enfadados, ya que esto predispondrá al  mal humor para el próximo día. Negocia siempre desde una perspectiva positiva cualquier opción para que el pequeño se acabe su comida sin problemas.

Algunos trucos

Para lograr un acercamiento efectivo de tu hijo a la comida, es importante que se la plantees como un mundo interesante por conocer. Por eso, puedes introducirlo poco a poco, haciendo actividades juntos. Hacer la compra juntos o preparar algún plato a medias es una excelente opción. También puedes dejar que el niño elija el menú algunos días y que adopte el papel de anfitrión, para que vea todo el proceso como algo divertido y cercano a él.

¿Y por qué no presentar la comida de forma divertida? Que la comida no sea un juguete no quiere decir que no sea divertida. ¿Quién se ha resistido a dibujar una carita feliz en un plato de salchichas y huevos? Cuanta más cercana sea su relación con la comida, mejor se sentirá en la mesa.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Quieres recibir más consejos y novedades en tu email?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =